Traías la cerveza o el vino, todo es cuestión de la ocasión; traías ese cuerpo que incendiario siempre estremeció mi vulnerable condición…

Y así recuerdo otra vez tus besos, sin conseguir evitar salir ileso de la desesperación; de estas ganas de buscarte y el recuerdo de tu bello pecado de omisión.

Nueva Guatemala de la Asunción 8 de noviembre de 2,020
MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s