Mi Más Exclusivo Desastre

Por si te lo preguntas
tu canción sigue intacta
en la emisora de mi inconciencia.

Aún se ruboriza la mañana
cuando se me aparecen tus cartas,
cuando nuestra vida soñada
en uno de mis sueños se vuelve verdad.

Por si te lo preguntas
tu última palabra sigue vertebrada
como vertebrada mi duela solitaria.

Aún tiembla mi cama,
cuando la observo como te observaba
desde el umbral de la puerta callada.

He tenido toda la intención de llamarte
de prometerte vida después de la muerte,
de adorarte como ahora que sólo adoro recordarte
y de gritar tu nombre al candor de mi más exclusivo desastre.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 19 de diciembre de 2,017

Hackers, Amigos, Poetas… De la Informalidad de las Piedras.

Hackers, amigos, poetas
de la informalidad de las piedras;
Nueva York se nos congela,
seguimos tan fieles a la misma hiedra
y nunca se me agotaron las letras…

Duendes del agrio cristal,
vengadores de la causa,
sueños de día, hambre de noche,
venganza justa siempre a las once.

Hackers, amigos, cometas
de la calle sin nombre,  de la avenida Bruselas;
el campanario secreto es nuestra nueva historieta.

El corazón se congela,
yo ya no espero por ella,
ya me olvidé de mis pasos por la Nueva Ámsterdam
y de mis caídas por el cementerio de Woodlawn;
ella todavía me espera,
dedica sus cartas viajeras
a mi corazón y a mis penas.

Mientras yo desdibujo mi historia
al contar una nueva a todas las almas
que preguntan por mis antiguas glorias;
y todas se van creyendo mi nueva versión
aunque a gritos se comprima el corazón
que innegable aún respira el verbo hecho canción.

Hackers, amigos, poetas
si ella pregunta por mí
afirmen que Breede Wegh
jamás será lo mismo sin sus piernas,
que el amor no volverá a hacerse
si acaso no volviera a verle…

Si alguna vez se derrama
la lágrima de Strawberry Fields
y se nos juntan los labios
en la estación fantasma;
si nos volvemos a ver,
si me devolviera el ser
puede que en la Nueva Agulenga
algonquinos e iroqueses resurgan de la misma tierra;
de las tumbas de su hermosa Nerea
y puede que la ficción traiga por fin la primavera.

Cuando se inunde el palacio,
no correr para huir,
ni incendiar para ir
del hemiciclo de nuestro ferecracio
al más antojable escenario…

Hackers, amigos, poetas
de la informalidad de las piedras;
Irán se nos congela,
seguimos tan fieles a la misma pleura
y nunca se me agotaron las letras…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 15 de marzo de 2,017

De Oro y Jade

Ayer cruzó mi pasado frente a mí,
se veía mucho mejor, más feliz,
si lo comparamos con lo que ahora tengo aquí;
este mal amor que ha conseguido desgastarme,
roerme, desesperarme, arrebatarme lo que fui.

Hay luchas que no se deben continuar,
hay amores que nacen muertos,
que nos empeñamos en latir,
es que había tanta esperanza en mí
y ahora sólo malos recuerdos de ti.

Entiende que yo aún puedo luchar por ti
pero no voy a hacerlo, no lo haré,
pues si te casas conmigo por las santas leyes del vacío,
romperías de mi credulidad, poco a poco los vidrios,
y para esos finales un balazo en la sien ha de ser más divertido.

Debí comprender a tiempo
que si te entendías y te gustaban las minucias,
tipos tan feos y poca cosa,
era por la misma semejanza
que guardaban contigo y con tus pasos…

Debí comprender a tiempo
que nunca tuve que alejarme de ese abrazo,
oportuno y sincero, de oro y jade;
que ahora recuerdo todo el tiempo,
mientras a ti sólo pienso en olvidarte…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 22 de junio de 2,016

Origen: De Oro y Jade
Published On: 22/06/2,016

En la Guerra y el Amor

En la guerra y el amor
siempre he escrito una canción,
en las noches en vela,
en cambio, prefiero una intención
que secreta confiese a las estrellas
los motivos del silencio que habita mi corazón.

Porque han pasado por mi vida
unas cuantas, quizás muchas,
hijas de la mismísima Eva,
aunque nunca existiera
y la manzana era un modo de juego
carne, de la misma carne, que inventó su fuego.

Ordinaria es la vida si no la compartes
con un alma distinta, si no la repartes
entre todas las viuditas de tus sueños;
ojalá que la esperanza no reemplace
los anhelos que se cumplen de repente,
ojalá que otra historia no repare
cada costura que perjudicamos en combate.

Porque han pasado por mi vida
unas cuantas, quizás muchas
y otras tantas, tantas, tantas,
pero tú nunca has pasado,
te has plantado a mis jardines
con amor del que instalado
hace añicos todo recuerdo del pasado.

Y me gustas más, cada vez que te encuentro,
porque eres una mezcla bien hidratada
del sortilegio que anuncia el comienzo
del viento que refresca mi alma enamorada…

En la guerra y el amor
siempre he escrito una canción,
sólo que la guerra no sirve para nada
y el amor es encontrarme, al despertar, la hermosura de tu cálida palabra…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de febrero de 2,017

Residente

Párvulos enceres
dentro de una vivienda
que ha nacido,
hermosos alquileres
de una noche somnolienta
en que insistimos…

El futuro imaginario
siempre fue el mejor aliado,
pero te juro por mis manos
que en cada beso que te di
deseé, con gallardía, quedarme a vivir.

Ya el pasado
yace desbaratado,
no lo traigas por consuelo
a este lugar sagrado;
no ves que llueve fuerte
que la memoria casi siempre
termina en accidentes…

Párvulos cócteles,
nuestros besos y cuarteles,
emboscadas del destino,
como un presagio siempre;
no ves que llueve fuerte
que a pesar de todo para amarte
siempre tuve que aceptar ser muy valiente.

Ya el futuro ha alcanzado
al instante que he logrado,
en tu mesa no hay testigos,
nada podría estar mal;
si tus labios y los míos
se acercan a los latidos,
de este nuevo corazón que nunca estará de más,
te aseguro que juntos lograremos avanzar.

Salva con amor al residente
del hogar que hay en tu vientre,
como índole de toda humanidad;
no te canses de encontrarte,
para vivir jamás es tarde
y luchar se hace mejor con voluntad…

Siempre estaré contigo
como el gusto a lo prohibido
y es milagro el dulce néctar
de todo lo que nos pasa,
y de todo lo que nos sucederá.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 27 de enero de 2,017


Este poema está dedicado a todas las parejas que recientemente se han enterado, de forma ansiada o inesperada, que serán padres por primera vez; entre tanta incertidumbre, felicidad y tantos sentimientos  que desencadena la noticia, lo esencial es el amor. El amor y la voluntad.


Fronteras

Vamos,
por el bien de la historia,
de la nuestra;
por el bien del amor
y del pasado,
ven a esta tierra
que me vio nacer
y que me vio aprender
como amar,
como ser
y como entregar
el corazón,
a una mujer
tan hermosa
como tú;
sin una justa
o necesaria razón,
cruzando fronteras
si hacía falta;
porque siempre hace falta amor
y a este año volver a vernos juntos a los dos…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 24 de enero de 2,017

Con las Manos Llenas de Ti

El folio está lleno,
no cabe una palabra más,
no es cuestión de algo sagrado
encontrar el alma al palpitar,
porque escribir poesía
no es otra cosa que morir y resucitar.

Así como ves tus libros, los vinilos de tu generación,
lo antiguo se va arraigando en el presente furtivo
que quiere seguir vivo en nuestro futuro conclusivo.

Y aquí estoy, con las manos llenas de ti,
tus sentimientos y cantares son la tinta
que me invita a imaginar que esto no tiene fin,
que es cuestión de sentir y otra vez palpitar
sobre el cuadro precioso de dulces aromas
que siempre te harán recordar.

Así que no te olvides mis versos en un rincón;
a menos de que ese rincón sea secreto
y solo tú puedas acceder, guárdalos donde sólo tú los puedas encontrar,
ya sabes que sería normal en manos ajenas que éstas se puedan lastimar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016

Horizonte Presente

El horizonte está desganado,
le desgranaron la esperanza,
siente entre su cuerpo sorbo intacto
y una herida en su cruel balanza.

Las gaviotas yacen muertas
a la sombra del llanto de mar,
es tarde y saber gran cosa
no nos otorgará un mejor final.

Baila suavemente el rizo de las veces
en que incienso humeante elevó mi mente,
porque hay un presente que defender,
el pasado y el futuro están heridos de muerte.

Y no me beses si no eres suficiente,
no te entregues al azar independiente
de la zona predilecta que te hiere,
sueña y lucha, ya no me molestes,
si vas a amarme ama, si vas a mentir vete,
porque hay una sombra a la luz de la tarde
que no deja de rondar mi cabeza, que es fuerte,
y que no se desvanece por culpa del esmalte
que tú misma utilizaste para decorarle.

Deja que llueva amargura un catorce de febrero,
aprieta fuerte las sábanas con cada embestida
porque no pienso detenerme si me cedes este vuelo.

Además, es necesario que sepas, de antemano,
que hay un presente en el que me importa defenderte,
nuestro pasado y nuestro futuro están condenados a muerte.

Deja que bese tus labios y que cobre mi venganza,
con amor inagotable e incansable sobre las llamas,
deja que te ame a mi manera, con mis verdades,
no conviertas en tonterías las razones
que encontré una vez para amarte…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 07/06/2016

Insistir

Enamorado de ti, me caigo muy bien,
de tu radar impaciente y su vivir,
me late el corazón mucho más rojo
cada instante en que yo pienso en ti,
no hay colores que reconozca mi luz
si tú no quieres huir conmigo al sur.

Enamorado de ti, no tengo que temer,
de tus maneras de diosa princesa
y de tus huellas delimitando mi andar,
es un momento tan superficial
amar el atardecer cada vez que no estás.

Si el sol aparece tras cada noche
seguramente es para poder admirarte a ti,
si la luna toma su posición por las noches
quizás es porque espera tu secreto descubrir,
le he hablado tantas veces de tus caricias,
le he hablado tantas veces de tu mirar,
quizás aún no descifra la magia por la que te sé adorar.

Bésame y apaga el tiempo, el pasado y nuestro último adiós,
si esperaba un milagro, ese milagro fue mecer decantado
tu cuerpo pequeño y sublime esas noches antes de dormir,
es fácil saber por las piernas de quién uno quiere insistir…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 06/06/2016

Diciendo por Sentir #17: Cuatro Junios

Han pasado ya cuatro junios, desde aquel que tuvo sus primeras tres lunas en un escenario infinito y fatal, sólo quería decirte gracias, porque fue más infinito que fatal… Y así lo recuerdo.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 02/06/2016

Asilo Abrileño in Red

El clima era perfecto, lo sé explicar muy bien,
es como si volviera a ese sol abrileño, a ese cielo,
a ese trabajo de grupo, a esa universidad,
la banca de piedra y el Ché vigilando el abrazo,
que abrazo, tan cielo esperanza, que no tenía idea
de los desastres venideros, del repentino total a esporeo…

No quiero hablar del presente, de algún modo sé
que las cosas van a mejorar, para ti, para mí, ambos,
para el milagro taurino que nos hace levitar,
para el camino distanciado de los dos.

Quiero recordar a ese par de adolescentes,
a esos ojos repletos de ilusiones,
tu blusa roja, mi verde muerte,
la sonrisa silenciosa, la complicidad
de lo que se pide sin necesidad,
porque ya se tiene, y así va.

El abrazo más largo, en belleza, de la gloria
y pedir permiso, donde había que pedir historia,
un primer beso antes de que te marches, que otro más,
un sentimiento verdadero y mi playa si era Girón.

Un revolucionario y una niña bien, muy bien,
la historia del sombrero negro,
la visita al museo de los trenes,
el aguacero en la ropa de aquel agosto y la feria,
el desastre futuro,
la culpa de nadie, más mía quizás,
que culminan los ciclos y no hay más que aportar.

Hace ocho años quizás todo era mejor,
hace ocho vidas quizás no te invité a mi desastre,
quizás fue un mal necesario aquel amor,
quizás un bien permanente que perdió su color,
mi gratitud y el fiasco de mi última actitud,
mil mareas que ya no nos esperarán,
un alud de abriles retirados, esperando en un asilo
a que venga un recuerdo malogrado para poder decir:
Estamos aquí, aunque ya no bailemos
Lady in Red para siempre,
aunque sea imposible de pagar
la factura que dejó la mala costumbre de culpar.

El significado hermoso del sexo, las horas y horas de más,
el echar por la borda los sueños, el desenfado y costureo,
el cambio de planes, mutar la vida cansada a milagro,
el dolor y el llanto, el sexo en su estado de consolación,
mil recuerdos hermosos apocados a conciencia
para no extrañarnos tanto,
borrar las fotos, que no todas,
decirte adiós y para siempre,
cambiar de sitio, compartir milagro de sonrisa y llanto,
de primer día de clases y último día de amor…

Luis Eduardo (Messieral)
CIudad de Guatemala 23/04/2016


Muchas gracias por tus ojos y por estar.
Para leer más de mis poemas
visita la sección Poesía.


Entonces, me quedé pensando que en realidad en el pasado nunca nadie me hizo daño, perdonar a alguien nunca fue necesario. Hasta que tuve que perdonarla a ella y desde entonces no me lo perdono a mí…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 19/03/2016

Dulce Sol de Mi Poniente

Que cada boca besada me perdone la vida
por tomar la tuya como única y primera,
y cada cuerpo, llevado al extasiado nirvana,
por tomar el tuyo como exclusivo y primero.

Que me perdonen la vida las decenas
porque creo que la unidad me satisface más,
que me perdone la vida aquel instante
en el que creí irrepetible todo aquello que sentí…

Que cada piel acariciada con magia y candor
me perdone la vida por hacer único tu calor,
por no pensar en más piel, ni en corazón,
ni en un color que no sea el de tus ojos…

Que me perdonen la vida los diecisiete
mejores orgasmos de toda mi vida,
por no recordar lo que vino después,
por arrebatarles corona y reinado,
por sólo recordar que después del amor
lo único que quiero es dormir a tu lado…

Que me perdonen la vida los cientos de te quiero
y los pocos te amo que alguna vez pronuncié,
la eternidad que una vez prometí y olvidé,
porque todas esas palabras absurdas borré
y si las he llegado a decir muy sinceramente
ha sido a ti dulce sol de mi poniente…

Que cada amor incompleto de anteayer
me perdone la vida por tener un único amor,
que me perdonen la vida todas esas noches elegantes
y aquel rubí Merlot intenso en boca de tres…

Que me perdonen tantas horas sublimes,
los besos hermosos y hoy decapitados,
que me perdone la vida mi pasado
por el presente y futuro
que quiero elegir para mí…

Que me perdonen la vida
porque la única que quiero eres tú…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 18/03/2016

Muchas gracias por estar y por pasar a leerme.
Para leer más de mis poemas visita  mi sección Poesía.

-Te Quiero Con El Cielo-

Me enseñó a no rendirme nunca, tenía colores de estrella en sus ojos de luna, siempre tuvo el abrazo correcto, el beso indicado, el coraje de enredo. Una dosis particular de motivos y todos los sentidos dispuestos a mí. Ella como nadie me hizo sentir único entre todos, entre tantos. Fui su primer, su primer eso.

Nos conocimos una mañana de enero, en ese castillo tan lleno de frío, su tímida mirada de niña indecisa me invitó a acercarme, después de besar su mejilla escribimos una fantasía en el cielo, le dejamos un mensaje a Dios para que de antemano cuidara cada paso venidero, para no enamorarnos tanto. Eramos conscientes de que un día vendría el final, si amarraba su mano a la mía, iban a tener que cortárnoslas desde el brazo, aún recuerdo sus labios temblando en aquel beso que pudo ser, hoy no sé si debió, si me equivoqué al canjear por un abrazo ese beso hermoso que se juraron nuestros labios, en el garaje vacío de su casa inclinada.

Le abrazaba por la cintura, ella recostaba su rostro en mi pecho, no hablamos de amor porque nos pareció innecesario, nos prometimos que no llegaríamos a sentirlo para no salir lastimados y creo que resultó, porque aquel amor inventado, el que siempre quisimos ficticio, es el más oportuno y sincero que puedo recordar, aún siento su suspiro de nena en mi cuello callado y sus promesas de siempre quererme en mi fino pasado…

Pudimos hacer el amor sin problemas esa noche de octubre, ya el ciclo tedioso había acabado, pero fue más bonito el desvelo contemplando la luna, buscando a las estrellas en su territorio nocturno de mares silentes. Me dijo esa noche que iría de viaje pero que me llevaría con ella y en cada lugar que ella estuvo, retrató desde el mejor ángulo posible, la necesidad de mi cercanía que tuvo. Volvió y reencontrarnos fue hermoso, fue eterno. No quisimos soltar ese abrazo hasta que dolieron los hombros y las palabras se agotaron de aprontarse, una tras la otra, como si no hubiésemos podido decirnos -Te quiero con el Cielo- las veces suficientes por las tardes de aquel año, que ella hizo para mí, perfecto.

Hoy la recuerdo, deseo que sea la más feliz, aunque sé que no lo es y recuerdo su color favorito, el nombre que puso al peluche que le regalé, hoy recuerdo su voz al llamarme mi amor, mi cielo, mi hombre imposible. Será una coincidencia que inventada ficticia hoy la recuerde como la más verdadera, será coincidencia un trece de junio, será coincidencia esta sonrisa combinada en tonos de amarillo y azul… Será coincidencia que al vernos de nuevo un abrazo cómplice nos haga recordar en silencio.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 08/03/2016

Muchas gracias por leerme,
les invito a leer estas otras historias en ascuas:
Fruto Único
Gelassenheit
That beach which made us love us more…

Sello Inmortal de Tres Letras

Tenía el alma de plata y el alma con sonrisa de mar, cuando caminaba una estela de magia aplaudía detrás. No recordaba su nombre, no sabía si amó, se arrodillaba frente a la brisa para disfrutar del silencio ruidoso del atardecer. Era tristemente feliz o felizmente triste, siempre vestía distinto, mudaba su semblante una vez al día…

De vez en cuando se le veía jugar con la silueta maltrecha que le acompañaba los pasos, en las horas de luz de su mundo abstracto. Una inquietante huida, un juego circular. No importa donde fuera ni que tan rápido corriera, si dejaba que la luz la alcanzara, ella seguía ahí pegada a sus pies y a sus huesos. Pero cuando se cansaba del juego, se apartaba a las sombras del mismo portal de todas las tardes y miraba el cielo como esperando que se abriese…

Cuando la lluvia venía, la disfrutaba como caramelos macedonios deshaciéndose en su boca. Compartía los secretos de sus alegrías con el atisbo de luna que se plantaba frente a ella en las tardes de febrero. Tenía calma en cada paso y mucha prisa en añorar que el sol nunca dejara de rotar al rededor de sus huesos, disfrutaba del oleaje del viento sacudiéndole el cabello, cabello enaltecido por dos mariposas azules escarlatas que se posaban en su cabeza, un sombrero de pirotecnia y ocho semillas de jengibre para no perder el camino de vuelta a casa.

Seguir leyendo “Sello Inmortal de Tres Letras”