Sobre la Cama

Dulzura es ver sobre la cama
a la mujer que en la esperanza
es tu verdad despierta;
el verano de tu primer beso,
el mar de tu primer canción,
el primer cuerpo desnudo en tu vuelo,
el primer sentimiento real de tu corazón.

Y sobre esa cama perder el pudor
que exigen las nobles reglas;
romper la ley a excesiva velocidad pero juntos
poniendo a arder una habitación de esas…

Sin vestir las horas bellas
se encuentra la pasión enamorada,
sin huir de las horas nuevas
se encuentra la nobleza de la alborada;
después se sabrá de mí
que una vez fui soberano
de un tono exclusivo carmesí
que naturalmente forma parte de este amor pagano.

Y sobre esa cama perder el pudor
que exigen las nobles reglas;
romper la ley a excesiva velocidad pero juntos
poniendo a arder toda explicación que esté de más…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de abril de 2,018


MIRA AHORA MI NUEVO VIDEO POEMA
“MAGIA SIMILAR (APOCALIPSIS ÍNTIMO)”

Y SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE
SI AÚN NO LO HAS HECHO ► https://goo.gl/ivb66m

Anuncios

Yo te quiero

Yo te quiero,
con la sutileza del aceite
desapareciendo las huellas dactilares
o el garabato de la sangre exhibiendo
su presencia en las paredes al excitarse.

Pero tanto te quiero
que es posible que no abarque con las manos
la belleza del amor que nace en mí al verte,
como un efecto químico vital,  el que alcance,
como un instante predilecto de frente a todas mis amantes.

Y es que te quiero
porque quiero que tu vida baile lento
en la escena hermosa de mis lienzos,
para adorar todo trocito del suspiro
que ahora nutre manantiales y los besos,
que algún dios seguro se olvidó en los manantiales,
en que descansan iracundos tan exquisitos materiales.

Yo te quiero,
con la sutileza del aceite
desapareciendo las huellas dactilares
o el garabato de la dulzura exhibiendo
su presencia en las paredes al excitarse.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 22 de diciembre de 2,016

Flor de Palacio

Si tú quisieras ser flor,
que adorne el jardín de este palacio,
serías la más bonita, no habría ni que pensarlo,
con esos pétalos que guardan los misterios
del día siguiente al día de mi acierto…

Y combinarías a perfección con la hermosura
de las tardes de colores, con todas sus costuras y sabores,
me tendrías por delante observándote bailar,
me mudaría al jardín, a la intemperie de tu palpitar.

En la lluvia cuidaría de tu piel, de tu raíz,
abrazaría el silencio, escondido entre las gotas,
y tejería con él un hogar delicioso para ti,
en el verano te refrescaría con mis lágrimas,
te contaría la historia de mi buena infancia
y la de aquella mujer que me invitó a beber de su arrogancia…

Si tú quisieras ser flor,
que adorne el jardín de este palacio,
serías la que más quiero,
serías el mejor sueño que cumplí…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 24/04/2016


Muchas gracias por sus ojos y por estar,
para más poemas les invito a leer mi sección Poesía,
no olviden que también pueden seguirme en mi
página de Facebook.


La Fotografía: Palacio de la Granja de San Ildefonso, es propiedad y arte de Rocío Pardos a quien pueden seguir a través de su Blog: FOTOGRAFÍA ROCÍO PH y también pueden seguirla en su Fan Page de Facebook: UN VIAJE DE DIEZ MIL KILÓMETROS EMPIEZA POR UN SOLO PASO

Gramos de Nostalgia para un Martes

Aquella tarde elegimos respirar,
ya sin la culpa de haber perdido,
ya sin el afán de recuperar,
ya sin tus párpados y mis enjambres,
sin el primer hostal, sin la fe de erratas…

Aquella tarde, también era martes
y bajo la sombra de aquel verde cielo, te besé,
ya sin el afán de tenerte sólo mía,
ya sin la promesa de ser tuyo para siempre,
ya sin la fotografía del viaje aquel septiembre,
ya sin los bajos instintos de ocasión.

Te vi tan hermosa, como la primera vez, blusa roja,
te vi tan clara, tan buena, tan princesa peripecia,
en el fondo eras la niña a la que amé, pero ahora tan mujer,
decidida y muy tranquila, una mejor sonrisa,
y un esbozo, casi estoy seguro, de algo que olvidé.

Te vi tan distinta, quise preguntar por la razón,
más me callé, volví a tomar tu mano con dulzura,
elogié lo interesante que ahora eras, que siempre fuiste,
no pudiste contener aquel suspiro, recordamos al unísono
aquella canción que sonaba, en Do menor, cercana al precipicio.

Aquella tarde a la intemperie, picnic de invisibles lágrimas,
los besos que faltaba darnos, los suspiros que siempre callamos,
y unos gramos de nostalgia para un martes, infinito, que acababa…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 29/03/2016

Muchas gracias por estar y por sus ojos.
Para leer más de mis poemas visita Poesías.

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

Sello Inmortal de Tres Letras

Tenía el alma de plata y el alma con sonrisa de mar, cuando caminaba una estela de magia aplaudía detrás. No recordaba su nombre, no sabía si amó, se arrodillaba frente a la brisa para disfrutar del silencio ruidoso del atardecer. Era tristemente feliz o felizmente triste, siempre vestía distinto, mudaba su semblante una vez al día…

De vez en cuando se le veía jugar con la silueta maltrecha que le acompañaba los pasos, en las horas de luz de su mundo abstracto. Una inquietante huida, un juego circular. No importa donde fuera ni que tan rápido corriera, si dejaba que la luz la alcanzara, ella seguía ahí pegada a sus pies y a sus huesos. Pero cuando se cansaba del juego, se apartaba a las sombras del mismo portal de todas las tardes y miraba el cielo como esperando que se abriese…

Cuando la lluvia venía, la disfrutaba como caramelos macedonios deshaciéndose en su boca. Compartía los secretos de sus alegrías con el atisbo de luna que se plantaba frente a ella en las tardes de febrero. Tenía calma en cada paso y mucha prisa en añorar que el sol nunca dejara de rotar al rededor de sus huesos, disfrutaba del oleaje del viento sacudiéndole el cabello, cabello enaltecido por dos mariposas azules escarlatas que se posaban en su cabeza, un sombrero de pirotecnia y ocho semillas de jengibre para no perder el camino de vuelta a casa.

Seguir leyendo “Sello Inmortal de Tres Letras”

Dos Semanas con Sade y Storni

Nos conocimos en una ciudad de angostas calles, en la que los colores vivos figuran en las paredes. Me la presentó su guitarra, me habló muy bien de ella, me dijo, si te esfuerzas amansas todo el oleaje entre sus venas, yo la miraba con franqueza como suelo mirar las cosas apasionantes que por mi vista atraviesan.  Seguir leyendo “Dos Semanas con Sade y Storni”

Tangenma

Yo quería sentir un trocito de lo que ella sentía por mí, quería, incluso, fingir, mentir, pero no pude, no hubo lágrimas mojando mi rostro, no hubo piedad, terminé la historia, abril, me quedé sentado en el mirador, vi las estrellas ardiendo en el firmamento, no eran estrellas, era su dolor, se le hizo débil el alma y la voz, intentaba no llamarme más con aquellos motes dulces, quería olvidar y ser fuerte, que no existieran en el reloj las horas de los días que dedicamos a hacer el amor, y así no hubo más horas en su mundo, así detuvo el tiempo y sé que me nombraba, que me llamaba, que no quise escuchar o no lo supe comprender, no hasta hoy, y no hay amor más grande que el magenta…  Seguir leyendo “Tangenma”