Diciendo por Sentir #12: Tatuaje de Sol

Yo le pedí: Desnúdate. Sonrió y me respondió que sólo lo haría cuando le diera la gana. Así que rocé el tatuaje de sol que divisé en lo interno de su muslo izquierdo, por debajo de su vestido, con la yema de mi índice derecho. Y aquel momento coincidió con que le dieran todas las ganas, a prisa se desnudó.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 29/05/2016

Anuncios