Un Cuento de No Acabar

Sin plan,
sin prejuicios,
abordamos un tren
con rumbo prohibido;
una noche a la sombra
de la culpa más divertida.

Y en el reflejo de agosto
solíamos preguntarle a diciembre
si las noches son más hermosas que el resto
cuando la luna juega con los cometas de occidente.

No hubo tiempo que perder
ni segundos que contar,
cada beso fue sensiblemente elocuente
y cada promesa un comienzo sin final.

Sin plan,
sin permisos,
abordamos un tren
con rumbo desconocido;
una noche a la sombra
de la historia menos conocida.

No hubo tiempo que perder
ni segundos que llorar,
cada beso fue sensiblemente imprudente
y cada promesa un cuento de no acabar…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 27 de agosto de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s