Veneno Miau

Te veía como a una tierna criatura de dulce sabor,
coloreaba tus postales con restos de mi veneno,
saboreaba, relamía mis bigotes de gato por la tarde
y preparaba con colores del ocaso tu cura en brebaje.

Dormía abrazado a tus piernas, maullaba por tu caricia,
me encendían sólo tus delirios y pasiones,
mis colmillos desafilé para no lastimarte al morder,
no vi a otras gatas, no las devoré estando contigo,
llegaste a ser tan importante como alimento tener.

Acaríciame despacito con tu naricita tripartita,
suéñame despierta, rasga la guitarra con tus garritas,
recuérdame trepando los tejados de la imposibilidad para llegar a ti
y atrévete a decir que no era amor, que estarás mejor sin mí.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 09/02/2016

Muchas gracias por sus maullidos y por estar,
también les invito a leer:

El Explosionado Fulgor
Tangenma
La Materia que Compone al Fuego
He Apagado el Ruido de mi Ciudad

 

Anuncios