Diciembre MMXVII

Día, mal,
día igual,
aburrimiento
y añoranza,
cóctel de descontentos
y tercas semejanzas…

Diciembre,
país del arte;
paisaje probable
y esta soledad que no sabes.

Noche, mal,
noche igual,
carencia de caricias
y tiernos resuellos,
abandonos idealistas
y superfluos años.

Diciembre,
país del romance;
carisma en pleno desastre
y esta soledad que no sabes.

Diciembre,
dulce de jade,
país de una tarde
en la que bajo la luna menguante
juré amor eterno a quien jamás dejó de amarme…

Día, mal,
noche, tal,
país probable,
paisaje del arte,
carisma en romance,
país en pleno desastre
y esta soledad que tú ya sabes…

©®Messieral | messieral
Ciudad de Guatemala 22 de diciembre de 2,017

Anuncios

Otro Catorce de Febrero

Las horas aumentan su peso
un poco más en soledad,
los recuerdos confabulan descontentos
un deseo para volver a comenzar
y la ciudad se burla con ojos de acero,
no calla el grito de su andar
ni en respeto al duelo que ahora toca soportar.

Y en soledad un catorce de febrero,
el segundo en la lista desde hace tanto tiempo;
y en soledad un día duro como el cuerpo
de cada uno de los vidrios que ahora nos rasgan los cielos.

Habrá sido esa morena de alma inquieta,
o la rubia que tanto pronunció sus glorias;
era aquella joven modelo de televisión
o la pequeña astronauta de buen corazón;
cuál de ellas no debí dejar marchar,
cuál de ellas, aquí, debiera estar.

Las canciones aumentan su ruido
mucho más en calamidad,
los sueños se amotinan cabizbajos
al centro de mi cama solitaria
y las sábanas se acurrucan al centro,
de mi pecho, por si logran abrigarme el corazón.

Y en soledad otro catorce de febrero,
otro dos, otro veintiocho, todo un mes
y otro mes, y otro, cada vez…

Habrá sido ese amor de la secundaria
o la idealización con la que una vez cené;
era la despistada y ardiente chica de crepé
o la artista con piel de hermosas obsidianas;
cuál de ellas no debí soltar,
cuál de ellas aún me extrañará…

Tantos nombres aumentan su distancia
mucho más en soledad,
tantos besos se desmaquillan de historias,
mucho más, al no poder despertar.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de febrero de 2,017

Por Si Acaso Te Amaré

No tendrá el tiempo la decencia
de frenar su prontitud, su ritmo,
para que me alcance el tiempo
y concederte una mejorada despedida;
porque hasta encontrarte no sabía
que el infinito lo guardaron en tus pupilas,
por si acaso un día falta al mundo la energía,
por si acaso un día la sed nos vierte su cobardía…

No tendrá el viento la dolencia
que tendrá mi corazón al besarte
una última vez, hasta la siguiente
si es que la hay en este poema;
porque hasta escucharte decir
que nunca más te volverás a ir,
no estaré seguro de si te pierdo
o si de un silencio innecesario me lleno…

Por si acaso ya te extraño,
por si acaso ya te canto
esa canción de amor
que marca tu más dulce candor;
por si acaso ya te vivo,
por si acaso ya me muero
de tanto no verte,
de tanto desearte
y no saber si vuelves.

Sólo sé que por si acaso te amaré,
que te amaré por si acaso decides volver;
que sin ti al amor le faltan razones de ser…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de febrero de 2,017

Gramos de Nostalgia para un Martes

Aquella tarde elegimos respirar,
ya sin la culpa de haber perdido,
ya sin el afán de recuperar,
ya sin tus párpados y mis enjambres,
sin el primer hostal, sin la fe de erratas…

Aquella tarde, también era martes
y bajo la sombra de aquel verde cielo, te besé,
ya sin el afán de tenerte sólo mía,
ya sin la promesa de ser tuyo para siempre,
ya sin la fotografía del viaje aquel septiembre,
ya sin los bajos instintos de ocasión.

Te vi tan hermosa, como la primera vez, blusa roja,
te vi tan clara, tan buena, tan princesa peripecia,
en el fondo eras la niña a la que amé, pero ahora tan mujer,
decidida y muy tranquila, una mejor sonrisa,
y un esbozo, casi estoy seguro, de algo que olvidé.

Te vi tan distinta, quise preguntar por la razón,
más me callé, volví a tomar tu mano con dulzura,
elogié lo interesante que ahora eras, que siempre fuiste,
no pudiste contener aquel suspiro, recordamos al unísono
aquella canción que sonaba, en Do menor, cercana al precipicio.

Aquella tarde a la intemperie, picnic de invisibles lágrimas,
los besos que faltaba darnos, los suspiros que siempre callamos,
y unos gramos de nostalgia para un martes, infinito, que acababa…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 29/03/2016

Muchas gracias por estar y por sus ojos.
Para leer más de mis poemas visita Poesías.

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

El dragón errante que usted vio

A subir la cabeza y no lamentarse
porque la vida de antes sabía mucho mejor,
a levantar la cabeza, prohibido inundarse,
otro rato de desesperanza me va a partir en dos.

Ya pisé los escenarios, la gente cantó mis canciones,
me escucharon en la radio, me leyeron las paredes,
recité en televisión, desvirgué el sano juicio del amor,
ya me dije alguna vez que estaba orgulloso de vivir,
ahora tengo una razón, un hijo delicioso y a seguir…

Es peso muerto este alma roto, estas lamentaciones,
aunque sea tan cariñosa la nostalgia, me va a desbaratar,
hay que seguir, meterle mano a la prudencia, no descarrilar,
dejar de estar para hacer feliz a alguien más, si me puedo marchar.

Me gustan con piernas más largas, con faldas más cortas,
y cejas de diosas, las mañanas y las tardes en mi ciudad.

Continuar sin ganas pero con honor,
no desfallecer ante el insensato pudor
y joderse uno mismo la vida, si hace falta,
pero no dejar que se la joda a uno alguien más.

Que esa presencia me agobia, roba mi libertad,
aburre las diversiones de mi vida, causa herida
y yo, señorita, soy el dragón errante que usted vio,
soy ciudadano del mundo y no de su colchón,
soy explorador de las pieles y no de su pasado y estrellado dron.

Perseguir los sueños que aún vigentes laten,
aunque no vuelvan nunca las mujeres que olvidé,
sé que para vivir y ser feliz aún no es tarde…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 22/03/2016

Muchas gracias por estar y por sus ojos.
Para leer más de mis poemas visita Poesías.

That beach, which made us love us more …

Yo estoy sentado en la mesa de siempre, de este íntimo y tranquilo bar, hoy nada de alcohol, sólo un café que tenga el sabor de tus labios y aunque no lo tenga, me engaño y siento tu beso. Sabes, ha sonado nuestra canción, la que evocaba nuestra llovizna con sol y he apretado los puños, he cerrado los ojos para no ver el desastre que hicimos. De nuestro verde azulado hoy queda un blanco tan incómodo como el vacío, si tan sólo estuvieras aquí, para arreglarlo todo a los besos, para sacudir el enjambre del mundo y que todas esas abejas que nos gritan en los oídos se alejen, para volver a escuchar tu voz, para que escuches mi voz, para que no perdamos el tiempo y estemos juntos, sin prestar de nuestro tiempo a gente que jamás mereció la pena, que jamás mereció un segundo.

Sorbo a sorbo el viento me angustia, no estás a mi lado y aunque sé exactamente dónde estás, no me basta, no es junto a mí. Todos estos kilómetros de por medio cortan como afilados y desobedientes cuchillos de faquir , me sangra un poco el corazón y aunque te he perdonado por todos esos fallos, el misterio de saber si por fin eres sincera y si seremos en realidad el uno para la otra, hasta el fin, me agobia por las noches y no me deja respirar con calma. Yo quiero creer en ti, que tú creas en nosotros, que entiendas que el amor siempre ha sido algo más grande y verdadero, deshalb baby it’s not necessary to lie.

Ya no hay nada que temer, todo lo que no queríamos lo tenemos frente a nosotros, todo este dolor que siento, todo ese temor que te muerde sin clemencia, todo este desastre y el esquelético esbozo que es, ahora, aquel amor total que quisimos fabricar. Dime a dónde irás si vas sin mí, dime si vale la pena seguirnos lastimando, seguir discutiendo por cosas que no van a hacer más fuerte nuestro amor. Te he amado como un caballero a su doncella, con el alma enardecido, con las fuerzas del dragón y el enigma del quetzal. Ven conmigo y no diluyas en el agua de las zozobras todo esto que te he dado sólo a ti, unendlichkeit just for you.

Llévame a la magia que sólo tú me has entregado, devuélveme a la playa en la que jamás hubo marea imposible, en la que te hice el amor sin haberte conocido aún, en la que nos espera la libertad y la tranquilidad que merecemos. Ya no llames a la puerta del demonio, ya no marques nuestras pieles con la herida del desahucio, invítame a confiar en tus caricias, en tus cariñosos modos de princesa deliciosa, que no abarque, nunca más, la tristeza a nuestra eterna canción de amor…  Nimm mich to that beach, which made us love us more …

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 03/03/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Mariposa Oscura de Pétalos Mortíferos
Elegir(te)

Al pan, pan y albino vino
La Blanca más Morena que Besé
Yo Escribo Para Usted

La fotografía: Un Respiro de Paz, es propiedad y arte de Rocío Pardos a quien pueden seguir a través de su Blog: FOTOGRAFÍA ROCÍO PH y también pueden seguirla en su Fan Page de Facebook: UN VIAJE DE DIEZ MIL KILÓMETROS EMPIEZA POR UN SOLO PASO

Mariposa Oscura de Pétalos Mortíferos

Valías más o menos la mitad de lo que no eras,
las penas se asustaban recostadas en tus abismos,
eras mariposa oscura de pétalos mortíferos…

Tus caderas eran litorales de agua fresca para hundirme,
tus piernas dos zancos inseguros, en la cuerda floja
de tu sombría y absurda manera de herirme.

La piel de la muerte era tu abrigo
y el diablo un amigo de tantos,
mortecina intención en tu paladar,
mariposa oscura, dañina y hermosa,
seductora y terrible manipuladora.

Tu elegante luna de tinta te decoraba,
me gustaba tu risa constante y densa,
me llenaban las arterias tus glaciares,
nómada en eso de fabricar altares.

Ahora tu recuerdo me persigue,
efímero y prudente, cada tarde
de marzo en la que te quedaste,
sin permiso ni respeto a habitarme…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 03/03/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Elegir(te)
Al pan, pan y albino vino
La Blanca más Morena que Besé
Yo Escribo Para Usted

La fotografía: Mariposa Chupaleches, es propiedad y arte de Rocío Pardos a quien pueden seguir a través de su Blog: FOTOGRAFÍA ROCÍO PH y también pueden seguirla en su Fan Page de Facebook: UN VIAJE DE DIEZ MIL KILÓMETROS EMPIEZA POR UN SOLO PASO

 

 

El Explosionado Fulgor

Desde que te conocí, tú has sido el motivo, la estrella que nunca fugaz, el cielo al que siempre miraba, anhelando que hiciera verdad cada sueño y cada gana de volar. Lo que quiero decir es que siempre te he amado, antes incluso de poder llegar a ti, siempre te he visto con los ojos que mira un artista a su obra más importante, a la obra que le hace sentir más realizado, que le hace sentir mejor.

Son tiempos difíciles, he llegado a sentir que me sueltas la mano, que arde Neptuno dentro de mis porqués, no quiero vivir sin ti, perderme tu fuego sería morir, sin tu voz estoy seguro que la música no tendría el mismo sabor, que sin tus piernas bonitas el camino será un abismo peor…  Seguir leyendo “El Explosionado Fulgor”

Tangenma

Yo quería sentir un trocito de lo que ella sentía por mí, quería, incluso, fingir, mentir, pero no pude, no hubo lágrimas mojando mi rostro, no hubo piedad, terminé la historia, abril, me quedé sentado en el mirador, vi las estrellas ardiendo en el firmamento, no eran estrellas, era su dolor, se le hizo débil el alma y la voz, intentaba no llamarme más con aquellos motes dulces, quería olvidar y ser fuerte, que no existieran en el reloj las horas de los días que dedicamos a hacer el amor, y así no hubo más horas en su mundo, así detuvo el tiempo y sé que me nombraba, que me llamaba, que no quise escuchar o no lo supe comprender, no hasta hoy, y no hay amor más grande que el magenta…  Seguir leyendo “Tangenma”

Silente Acrobacia Perversa

En una acrobacia perversa, hacer el amor, hasta volver a encender estrellas muertas, besar el instinto más intenso, mordida de colmillos formando un tridente. Te cuesta volver a despertar de ese sueño que se derrama, cual lava ardiente, esa noche secreta del tiempo en que todo fue tan presente. Y las sombras aún unidas jadeando con todos los dientes, la espermática luna rozaba el instante celeste, era el vaivén, o el hedonismo, el desastre de hamaca, con besos de boca inclemente o talvés tenerte conmigo… Seguir leyendo “Silente Acrobacia Perversa”