Caminaré

Caminaré entre las tumbas vacías,
me llenaré del espanto que sobra,
tengo una cuenta pendiente con la vida
y si he de pagarla ese momento es ahora.

Me puede la culpa de tantos reproches vacíos,
mi encanto está hecho de magia y canción de amasijo,
si llueve una pena de ozono quebrado me río,
no tengo desde mi daltonismo un sentido distinto.

Pero cuando aquel ave de pecho rojo teñido
se posa en mi hombro me siento un molino,
capaz de mover el viento a favor del suave latido
de sus plumas color verde muerte y fuego encendido.

Me puede un poquito el destierro de los malos hijos,
yo quiero cantarle a la vida y al amor por encargo o delirios,
yo quiero gritar libremente que no creo en tus vicios,
que la escafandra a mí me la ciñeron con hilo intranquilo,
que estoy afinado en Sol Mayor y aún no encuentro mi sitio.

Para formas de vidas inteligentes venideras: Dios no estaba dormido.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 31/05/2016
Obra: 8 Infinitos Contables
Poema: 2 de 8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s