Pecado Exhibicionista

Parecía de oro, resguardada por esa seda,
tan brillante y exclusiva de manos ascetas,
tan hermosa niña, sin igual, tan perfecta,
con alma virgen de ochocientos soles esmeralda.

Pero en cada teatro abre el telón para dejar ver el resto,
porque siempre hay mucho más de lo que ves de lejos
y aquel oro era una roca mal pintada, sin alma,
grisácea escama sin brillo y del dominio popular de los idiotas,
ni su alma, ni su cuerpo traían pureza, era pecado exhibicionista
que mostraba todo camino y toda inmundicia a cualquiera.

Pude escapar sin rasguños de su sitio, me quedó la frustración,
porque le creía incluso cuando me mentía sosteniendo mi cara
con esas manos que también me mentían por escrito, y odio que la palabra
sea utilizada como un arma idiota para herir los sentimientos de quien ama.

Parecía de jade y era verde muerte,
parecía de seda y era sábana de hostal
habitado por los idiotas mentirosos que le fascinaban,
yo no volveré a los labios de ocasión en busca de consuelo,
yo no volveré a tocarle las manos o el cuerpo, ni a sentir su aliento,
porque hay una línea que indivisible marca un antes y un después
en la experiencia de haber sido abatido por el más inflamable desinterés.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 06/18/2016


CONTACTO & REDES
messieral.com
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s