Sangre de Poemas

Adolorido
con el pulso lento;
con tanto frío
y nuevamente herido.

Desde este país
que te declaró la guerra
vuelvo solemnemente a latir
con las pocas fuerzas que me quedan.

Y veo la forma tan cautelosa
en la que tus buenos recuerdos se me alejan,
dejando una estela de sangre de poemas,
malheridos, sobre nuestras calles esparcida.

Y no quiero que me hables,
ya no quiero ni escucharte,
si dirás lo de siempre tarde
y coincidiremos que el desastre
pudo, si hubieses querido, evitarse.

Desde este país
que te declaró la ausencia
vuelvo solemnemente a reír
cuando desdibujo tus huellas.

Y veo la forma tan cautelosa
en la que tus buenos recuerdos me dejan,
esparciendo una estela de sangre de poemas,
adheridos, a la poca vida que nos queda…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 15 de junio de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s