Dos Mil Ocho, Dos Mil Doce

Dos mil ocho,
dos mil doce,
poemas sonoros
bañados en dulce de cobre;
dos mil doce,
dos mil ocho
poemas de noche
que siempre son.

Dos mil ocho,
dos mil doce,
poemas de oro;
gratitud al roce
y un verso que me hizo mejor…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de diciembre de 2,018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s