De su boca clandestina han nacido tantas cosas bellas que necesito, cuando nada necesito, cuando nada quiero y todo vuelca hastío…  

Pero llega un momento, un día de lluvia, un día cualquiera; y nuestras manos se sueltan porque no hay más camino, sabiendo que volveremos a un sitio en el que ya no nos perseguimos.  

Y asoma tenue el azul sobre el gris del destino, besamos a otros, causamos heridas; y nadie tiene el valor de aceptar que a casi nada es posible nombrar: “mío”. 

MESSIERAL



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s