La Prometida del Desamparo

Yo era el desastre de siempre,
ella la consentida de un milagro;
yo me acerqué nada silente,
ella respondió con un abrazo.

Yo era el desastre de siempre,
ella un breve sabor amargo;
yo acaricié su vientre,
ella tembló entre mis brazos…

Yo era el desastre de siempre,
a ella el amor se le escapó susurrando;
yo tarde en corresponderle algunos meses,
de inmediato se fue entregando.

Yo era el desastre de siempre,
ella la prometida del desamparo…

Blog Oficial de Messieral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s