Máquina de Inviernos

Escapábamos,
su auto era una máquina del tiempo,
a nadie le interesaba si duraban un poco más los besos.

Escapábamos,
su auto era una máquina de anhelos.

Escapábamos,
mis manos se fijaban en su cuerpo
como el tiempo sobre el firmamento
que nos condenó a no ser eternos…

Escapábamos,
su auto era una máquina de inviernos.

Blog Oficial de Messieral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s