Una Vez en un Beso

Su nombre empezaba con e
y su  otoño con una caricia,
fuimos tan posibles que el bien
era un trato pactado sin prisas.

Y una vez, en un beso,
jugamos a no llorar
era una despedida en enero
que aunque dura supimos afrontar.

Su nombre empezaba con e
y su otoño con una malicia
que tan sólo yo sabía entender
cuando mimaba su sonrisa.

Y una vez, en un beso,
jugamos a la eternidad,
era una despedida en domingo,
que aunque intensa quisimos rimar.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de octubre de 2,018

Anuncios