Domingo para Olvidar

Domingo para olvidar,
para no resucitar,
para añorar el occidente
de una vida totalmente diferente…

Domingo para olvidar,
sabes muy bien que no llamará
desde el pasado, del año pasado,
para pedirte que vuelvas a sus brazos.

Domingo para olvidar
la mala suerte, como un puñal,
que acaricia la piel que no olvida
el cúmulo de heridas que provoca.

Domingo para olvidar,
para no resucitar,
para añorar el oriente
de una vida conceptual e indiferente…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de febrero de 2,017