El Tiempo que Arde el Fuego

Será de nuevo
el siempre que quisimos,
con todos los excesos,
sin miedos, sin delirios.

No habrá más reglas
porque seguramente
las romperemos todas ellas;
no habrá despedidas,
ni debilidades
porque seguramente
esta vez será para siempre.

Y cuando sientas que en mis brazos
estará siempre tu hogar,
no prestes atención, no hagas demasiado caso,
sólo disfruta ese instante, ese momento de frente al milagro.

Abstente de romanticismo,
no es urgente,
no llenes mi cama de rosas sin permiso,
no intentes abrigar mi corazón que tanto disfruta el frío,
ni te quedes mirando si no tienes nada que decir,
porque el tiempo es infinito pero no para latir.

Por si las dudas te aviso
que el siempre podría ser más reducido,
quizás así funciona el destino…

Tiembla bajo mi cuerpo
y si un día el huracán
se lleva todo sin dejar rastro
de nada, ni de la alfombra que juraba
ver nuestros cuerpos siempre unidos;
tú no hagas demasiado caso
y vístete tranquila que de esto iba el juego…

Y a veces es inevitable cambiar y cambiar el tiempo que arde el fuego…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de enero de 2,017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s