Indivisible

Conquisto tus labios de miel
y el centro perfecto de tu desnudez
como quien conquista un sueño
de los que anhelan la vida y el duelo,
con un movimiento de luces
que encienden de frente a ti,
de frente al beso perdido
que en tu cuerpo navega
buscando el puerto perfecto
para el pan y el azúcar
que conforman tu arrebato plural.

Conquisto tu amor y tu sed
como quien conquista el éter
revolucionario de tu clandestina piel,
éter que recubre lo más importante
que atesoro en mi vida, y que atesoraré
en todas y cada una de las que vendrán después.

Este es un poema de amor
y no un himno a tu dolor,
porque mi palabra precisa
se desboca y pernocta en la sílaba
que siempre aparece de más;
este es un poema de amor
y no una oda a tu corazón,
porque mi palabra eterniza
pero se olvida a sí misma
con el fin de aprender a volar…

Más allá de la vida y la muerte,
de nuestra cercanía o distancia;
el amor seguirá indivisible
con su inevitable caricia silente.

Por siempre.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 22 de febrero de 2,018

Anuncios