Interno

Recuerdo que al escribir este soneto, me preguntaba constantemente si sabría reconocer a mi niño interno entre una multitud de ellos. A estas alturas de mi vida la respuesta es: Sí.

El niño interno que yo presumo
tiene pasado de tono profundo,
cuarenta voces a su alrededor
como estigmas de un mar desnudo.

El niño interno que yo protejo
tiene el color que da mi contorno,
el amargo sabor que en mi dolor
cobija un nombre que hoy extraño.

Y tiene en sus manos un cuento,
que muerde como dulce alimento,
de amor impertinente a sueldo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de febrero de 2,018

Escrito #18 de la selección Messieral MMXVIII

Publicación Original: https://messieral.com/2018/02/25/interno/

 

Anuncios

Interno

El niño interno que yo presumo
tiene pasado de tono profundo,
cuarenta voces a su alrededor
como estigmas de un mar desnudo.

El niño interno que yo protejo
tiene el color que da mi contorno,
el amargo sabor que en mi dolor
cobija un nombre que hoy extraño.

Y tiene en sus manos un cuento,
que muerde como dulce alimento,
de amor impertinente a sueldo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de febrero de 2,018