Restos Sagrados del Fuego que Jamás Olvidaré

Que diminuta es la esperanza cuando tú te vas,
las auroras pausan sus latidos en el litoral
de secuencias que prometen la total oscuridad
y, de verdad, te digo que todo se descompone cuando tú te vas…

Pero cuando vuelves la paz la firman las gaviotas
con los peces que habitan el mar y las historias;
le crece nueva piel a las heridas de los puertos
y, si parece demasiado, también renacen verdes los boleros en su canto.

Porque cuando vuelves la savia del color de mi canción,
inmersa en un sueño que no olvida su intención,
recorre los cuerpos de obsidiana que los sueños imprecisos,
de tu amor y el mío, entregan a los cantos del recuerdo clandestino.

Como restos sagrados del fuego que jamás olvidaré.

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 7 de marzo de 2,017