Lo que Dura el Cielo

Cuando a cinco meses
siento los labios secos,
de tintes de antiguos roces
y de sus labios de terciopelo;
encripta mi voz un dejo de angustia
por debajo de la miel de su hiedra;
ojalá que ese último beso
aún durara lo que dura el cielo…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de mayo de 2,017