Bajo el Aura Menor

Desnuda bailaba bajo el aura menor
y se emborrachaba de notas de amor;
desnuda decía «Te quiero encontrar»
y con sus caricias me invitaba a jugar.

María no era su nombre
y tampoco lo era Raquel;
cansada no estaba,
casada tampoco;
suele suceder…

Pero desnuda su aliento sabía mejor,
sus pies adornaban el nuevo color
que apareció en el cielo
en el mismo instante en el que ella nació.

Mirarla tan fijamente fue difícil,
consumar todo acto de amor tan casual;
lloviznar a su espalda una guerra civil
y adormecer su cuerpo un milagro de la pluralidad.

María no era su nombre
y tampoco lo era Raquel;
cansada no estaba,
casada tampoco
como suele suceder…

Desnuda decía «Te quiero encontrar»
y con sus caricias me invitaba a cantar.

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de abril de 2,017