Silencio Diurno

Tengo en mi mayor silencio diurno
la astro física de tu atracción,
te recuerdo ante todo por el no
que multiplicabas en tu corazón

y por ese señuelo taciturno
en el que olvidabas la aflicción;
tranquila, revelaré tu secreto
únicamente en mi desilusión.

Te recordaría aunque no quieras,
me haría uno mismo con el sol,
sabrías el patrón de mi rutina

y volvería si me lo pidieras
a sentir cerca de mí tu dulce voz,
de llorar se hidrata la retina.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de septiembre de 2,018

Anuncios

Gerundios que No Sirven Para Amar

Mírate sonreír como si todo
funcionara a perfección ahora,
mírate sonreír como si todo
resurgiera en canto de alondras.

A mí la belleza de una chica
que me besaba con sus ojos francos
y que gusta mucho de otras chicas
me enseñó que somos todos brazos

capaces de abrazarnos por igual
sin importar el maldito hallazgo
de involucionadas mentes y lazos,

gerundios, que no sirven para amar
como merece todo lo amado,
que no sirven para que comprendamos…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de septiembre de 2,018

Alfileres

En el orgasmo profundo de tu ser
que con intensidad siempre cuidarás
late mi nombre sin saber bien por qué
y cuando estés desnuda verás.

En el orgasmo silente de tu piel
soy un fantasma cercano a tu mar
que sabe recorrerte sin tocarte
y que sabe excitarte mucho más…

Por eso no se quiebran alfileres
cerca del sitio en que poder vivir,
la noche es cara deja cicatriz…

Por eso no se arropan alfileres
cerca de donde hoy vamos a latir,
la noche es cada deja sin dormir…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de septiembre de 2,018

Mirar con Ojos Sanos la Vejez

Los nuevos comienzos desnudan al sol
y el porvenir nos estrecha la piel,
pintamos la ciudad con aerosol
para que nos incorporen un papel

en el que tenemos todo el control,
para conseguir situarnos otra vez
y obtener en nuestro cuerpo el don
de mirar con ojos sanos la vejez.

Pronto el mar, pronto la desilusión,
pronto el ideario consecuente
y el sentimiento irreverente.

Pronto amar, pronto intransigente,
recordar de forma tan recurrente
y llorar esta auténtica pasión.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de septiembre de 2,018

Más Fuertes

Cuando observes por esa ventana,
los que se han caído en las calles
por culpa de conflictos militares
alzarán un nuevo cuerpo y alma.

Cuando observes nuestra telaraña
irrigarán las más hambrientas noches
con la sangre de propios familiares
de los asesinos que gobernaban.

Y el llanto de vivas avenidas
sanará los pómulos oculares
que todavía sangran inocentes.

Porque jamás nos hirieron de muerte
y sabrán que siempre fuimos más fuertes
que sucias armas y sus almas frías.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 14 de septiembre de 2,018

Cuando Despiertes

Cuando despiertes y la paz del mundo
te sorprenda como tú me sorprendes,
nacerá otro eco en los trenes
anunciándonos el amor profundo.

Cuando despiertes del dolor inmundo
y me arrebates tus dos claveles
mis lágrimas volverán a sus cauces
para sonreír ya sin este luto.

Y sabremos que sí valió de algo
con la mala muerte entretenerse,
en lugar de buscar comprometerse

con el sinsabor de no someterse
a la fuerza que un sueño merece
antes de cumplir todo lo pactado.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de septiembre de 2,018

Retórica Miel Covalente

Siento tus frágiles notas silentes
cuando te desnudas precipitada
en la erótica noche ardiente,
sabiéndote perfecta y exacta.

Siento tus frágiles zonas videntes
cuando te vistes de dulce colibrí
en la retórica miel covalente
que sobre tu hermosa piel descubrí.

Pierdo la capacidad de perderte,
encuentro serenidad diferente;
amarte quizás es interesante…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de agosto de 2,018

Coney-Tonic

Quizás nos tome por sorpresa en Coney Island,
quizás desde allí se fragüe la matanza,
una cucharada de inhumanidad en polvo
y sangre latina reorganizada para el sacrificio, in red, porno.

Porque van despacio sonriendo tan feos teñidos de Snoopys,
no late un corazón en minucias ridículas vocacionales,
al perder un poco más de vello la calvicie de su ineficacia
y si un prodigio es la respuesta, dime cuánto tempo vivirá el cometa caribeño,
cielo raso, verso en tinta de colmenas, manjar agrio.

Pudo ser en el norte de una mirada triste,
ojala la marea se llevara esa historia, misil-tonic,
porque estamos seguros de que nadie detendrá la osadía de su espíritu Mc Gee,
ojala queden años después del fin del núcleo para ver tu saliva sonreír.

No estamos tan perdidos,
si gritan los poetas callejeros sus sonetos,
si la verdad sobrepasa la violencia y tanta ira,
si la palabra aún nos cede un momento de antagonía de frente a la maldad protagonista…

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 07/07/2016