Mantis de Alfajor

Ese cuerpo irrepetible de mantis religiosa,
tus caderas de alfajor talladas tan perfectas,
esas piernas que sostienen el mundo en mi fantasía
de encontrarte alguna vez desnuda, a mí cosida…

Es que, Gabriela, escondes en tu nombre
el portento de una diosa impresionante,
con el amor de tu hermosura transparente
y el desenfreno de tu cuerpo imborrable,
como aquellos triunfos en la pista de estambre.

Por un beso fui capaz de desear
una vida entera entre aromas,
que no trajeran nunca tu perfección,
y otras mujeres que en promedio
no igualaran la belleza de tu cuerpo,
de tu sonrisa y la deportista que aquella tarde
me dijo al oído que el amor es  tan sólo un detalle.

Por ti quise quedarme a vivir en un sueño,
no despertar y perderme en la dimensión
del piercing de tu ombligo, que bien conozco,
que en el ensueño de tus motivos
aún recuerda la caricia de mi mano,
tan provocativa y causante de tu miedo.

Pero crecimos y mi única batalla ganada
fue aquel beso que te robé sin clemencia,
mi boca ha saboreado el éter de la respiración de dios,
al encerrar entre tu boca las ansias más grandes
que he llegado a generar en mi piel durante toda mi vida,
con el sabor a esta morena causa perdida / o no /.

Fantasía es el misterio de recordar
con total fidelidad las formas exactas de tu cuerpo
sin haberte desnudado, sin haberte convencido,
sin haber penetrado en tu burbuja más allá de lo sabido,
es un ritual mágico emocional, un detalle intenso
pensar todavía en los acordes que compuse a tu cabello…

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 02/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


Anuncios

Vals Incompleto de Indomables Sonidos

Yo era su cantante, ella era mi pintora,
entre acordes y óleos campos de auroras,
para sus labios, rosa suavidad, eran mis besos,
para sus lunares en trilogías triangulares mi mundo intenso.

Yo era su poeta, ella mi dibujante,
entre versos y grafito cada instante,
manchamos el lienzo de sábanas blancas
con ideas y cruciales creaciones de arte,
sería posible amarse más, sería posible amarle.

Un paso a la vez, de tres, en un vals incompleto,
dos besos intensos bajo la luna llena de caducidad,
un beso a la vez, de miles en un soneto perfecto,
dos manos unidas por la sordidez de la opinión general,
sabía al café predilecto de mi pradera, sabía sincera,
pero pudo más un destino a capricho y caminos distintos
con fruto en común, que es el producto exclusivo,
de aquellos mundos pequeñitos que fabricamos los dos,
que explosionamos hermosos cual indomables sonidos…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 07/05/2016

Para más contenido les invito a visitar mis secciones:
PoesíaHistorias en AscuasMúsicaCitas

Sígueme en mis redes sociales:
FacebookTwitterInstagram