Tu Mayo Dieciséis

Me abrazo a mí mismo con ternura,
hice el verso mejor de mi lógica medianera,
ojos de rayo e inteligencia de la pura, nuestra cura,
y esos balbuceos inocentes, ante los que yo, ya no evito suspirar.

Tu sonrisa sostiene el mundo que descompuse
y lo repara con la paciencia de un sabio constructor,
divides mi alma de la imperfección y es tu esmero
rozar con tus labios mi mejilla, en un beso a todo vapor.

Lo mejor que puedo heredarte es el amor por las cosas importantes,
el vino, la mujer, la poesía, la música, la noche y las cinco de la tarde,
el mar, la vida, el cariño, la amistad, los sueños, la verdad y el arte,
la elegancia, la decisión, la sonrisa y los paisajes, los besos baluartes,
caminar, el don de la sorpresa, del perfeccionismo de siluetas,
la capacidad de amar siendo real, siendo sincero y nunca sólo uno más…

Eres mi primera vez de tantas cosas, lo vital en mi interior,
eres el rasgo luminoso de mi alma, la velocidad de mis latidos,
la sincronía de mi sonrisa y mi lágrima arrepentida, mi salida,
eres el rasguño que recibo si la vida te dolió o te entristeció,
eres el mejor día de mi vida, el día con el nombre más hermoso…

Y es que tus tres nombres, y las nueve menos siete minutos, tu mayo dieciséis,
y  esa voz que me convence, que me aclara la imaginación prudentemente,
son los únicos motivos que necesito para que valga la pena cada instante,
son las únicas razones que me obligan, sin negociaciones, a no fracasar,
más aún, si tus labios me pronuncian resonando mi nuevo nombre: Papá…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 05/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar.
Para más historias visita mi sección Poesía.
Especialmente te recomiendo: Me Preguntas Que Por Qué Te Amo

Tu mayo dieciséis por Messieral

Messieral Podcast
Anuncios

Tu Mayo Dieciséis

Me abrazo a mí mismo con ternura,
hice el verso mejor de mi lógica medianera,
ojos de rayo e inteligencia de la pura, nuestra cura,
y esos balbuceos inocentes, ante los que yo, ya no evito suspirar.

Tu sonrisa sostiene el mundo que descompuse
y lo repara con la paciencia de un sabio constructor,
divides mi alma de la imperfección y es tu esmero
rozar con tus labios mi mejilla, en un beso a todo vapor.

Lo mejor que puedo heredarte es el amor por las cosas importantes,
el vino, la mujer, la poesía, la música, la noche y las cinco de la tarde,
el mar, la vida, el cariño, la amistad, los sueños, la verdad y el arte,
la elegancia, la decisión, la sonrisa y los paisajes, los besos baluartes,
caminar, el don de la sorpresa, del perfeccionismo de siluetas,
la capacidad de amar siendo real, siendo sincero y nunca sólo uno más…

Eres mi primera vez de tantas cosas, lo vital en mi interior,
eres el rasgo luminoso de mi alma, la velocidad de mis latidos,
la sincronía de mi sonrisa y mi lágrima arrepentida, mi salida,
eres el rasguño que recibo si la vida te dolió o te entristeció,
eres el mejor día de mi vida, el día con el nombre más hermoso…

Y es que tus tres nombres, y las nueve menos siete minutos, tu mayo dieciséis,
y  esa voz que me convence, que me aclara la imaginación prudentemente,
son los únicos motivos que necesito para que valga la pena cada instante,
son las únicas razones que me obligan, sin negociaciones, a no fracasar,
más aún, si tus labios me pronuncian resonando mi nuevo nombre: Papá…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 05/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar.
Para más historias visita mi sección Poesía.
Especialmente te recomiendo: Me Preguntas Que Por Qué Te Amo

Estoy iniciando mi comunidad en Redes Sociales.
Si te interesa acompañarme, adelante y muchas gracias:

Facebook
Twitter
Instagram

Fruto Único

Nunca antes me había sentido así, sobre mi pecho nunca hubo ser bendito, sólo tú. Respirabas bajito haciendo de mi piel un aeropuerto, en el que descansar los aeroplanos de tus sueños… Y verte dormir, poderte sentir, era lo más hermoso de este cuento, me llenas la vida con tu risa, tus locuras son mareas tan tranquilas para mi corazón.

Nadie más que tú sabe cómo hacer, para calmarme en mis enojos, para acallar el huracán que hay en mi voz cuando llamo la atención. Porque un beso tuyo es el arco iris más sublime y tu mirada es el centro precioso de la sinceridad, nadie me dio la verdad que tú me das y es el don más bello del mundo ser parte de tu vida, ser carne y sangre que se entregaría sin dudarlo tan sólo porque puedas sonreír en calma, vivir feliz y que no te falte la esperanza.

No eres igual a nadie tienes que saberlo y nadie es igual a ti, pero en determinada medida todos valemos igual, todos tenemos errores que corregir y virtudes que nos hacen únicos.

Nunca te jactes de saberlo todo, aunque no dudo que eres y serás siempre uno de los seres más inteligentes, sigue respirando en calma y evita estar en medio de problemas, no seas como yo pero evita salir lastimado y lastimar con la palabra. La palabra es un mundo tan hermoso, es deplorable hacer de ella un arma, como lo hice alguna vez yo…

Te amo como no se puede amar a ningún otro ser, ni fingiendo, ni intentando, lo que hay entre tú y yo es algo menos axiomático, es algo más importante e intenso, no hay roce de otra piel que me pueda hacer sentir las maravillas que siento con tu mano posada en la mía, o desordenándome el cabello desarreglado, celebro cada abrazo y cada beso, a sabiendas de que un día elegirás un camino distinto al que yo podría imaginarme para ti.

Ahora ya no duermes sobre mi pecho, tu estatura lo impide, pero te sigo abrazando a mí como se abraza al sentimiento más importante, pero te sigo abrazando a mí como se abraza la más grande esperanza de felicidad en la vida y te amo como a lo más preciado que tengo, al fruto único y adorado de mi anacrónica raíz de cerezos.

A mi adorado hijo, Luis Santiago Ismael.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 08/03/2016

Muchas gracias por leerme,
les invito a leer estas otras historias en ascuas:

Gelassenheit
That beach which made us love us more…