Mis Sangrantes Manos

Ya habrás comprendido
que en esta ocasión
mi particular quejido
es más grande que todo.

Ya habrás notado
que la herida y los estragos
son el duelo derramado
entre mis manos, mis sangrantes manos…

Ya no me da miedo
llorar sin lágrimas
tendido en el suelo
que arde en llamas;
ya no me da miedo
morir o que mueran mis palabras
si el poema que beso
me sabe a desgracia.


ÚLTIMAS NOTICIAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s