Boicot

¿Quién detiene esta caída artificial?,
¿Quién calma los deseos de venganza?;
¿Quien guarda el corazón de la tempestad?,
¿Quién reanima los signos vitales de mi palabra?

Yo no era de papel, ni tú de brisa,
ni yo verano hermoso, ni tu hortaliza;
ella no era de cartón, ni él de alambre
y en sus manos merodeaban los amarres.

Tantas mentiras, tanto dolor,
licor a la herida y mal humor,
pasado imperfecto, nación sin color
y yo aquí odiando tanto este boicot.

¿Quién detiene esta herida mortal?,
¿Quién calma los deseos de venganza?;
¿Quién guarda el corazón de la soledad?,
¿Quién reanima los signos vitales de mi palabra?;
si todo fue una trampa, una emboscada
disfrazada de amor pero sin el alma.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de junio de 2,017

Anuncios

Siempre Más…

Te miro chiquitita
desnuda sobre la cama,
leyéndome palabras
que sólo suenan bonitas en tu boca.

Te miro preocupada,
la vida trae trampa y maña,
como traemos tú y yo
saliva y alma de muy cerquita.

Eres el sentido de mi vida,
el refugio de mis angustias,
tú tienes el don de hacerme sentir
invencible ante lo que pueda ocurrir.

Eres los besos y el amor
que quiero saborear a diario,
una manta de caricias dulces
diseñadas exclusivas para mi piel.

Te amo, sin miedos, te amo,
con todo mi esqueleto de triunfos,
con todo mi cielo de fracasos.

Te amo y no hay tarde más bella
que la que arde en tu mirada y en tus cejas,
eres el mejor verso que me nombra,
eres todo y siempre más…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 16/12/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Del Alma y La Piel…
Ser de ti…
Enigma y Tristeza
La Cima Más Alta