Cobardía

Mira si es permisivo el desastre,
te sigue tirando la mano y tú tan dormida,
sufriendo por esos amores que siempre parten
a puertos mejores en los que no vive tu misma mentira.

Yo estaba a punto de amarte y tú lo evitaste,
gritaste sin voz cada frase y lo que sentías;
dijiste que aquí llega un punto que nunca inventaste
y ahora lloras diciendo que no era lo que pedías.

Mira si es permisivo el engaño
y tú el retrato hablado de la misma secuencia,
fugaz con los besos que mueren de asombro
cuando una caída te cuenta el mejor de sus días.

Yo estaba a punto de amarte y tú lo olvidaste,
yo estaba a punto de amarte y tú te acobardaste…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de junio de 2,017

Anuncios

El Diablo y la Señorita S.

Chocaba uno a uno sus dedos,
sus dedos uno a uno chocaba,
del meñique al pulgar chocaba,
chocaba del pulgar al meñique.
El diablo pensaba triste y solo,
triste y solo pensaba el diablo,
en una formula mejor para conquistar,
para conquistar en una mejor formula.

El diablo no sabía hablar italiano,
italiano no sabía hablar el diablo
y en una bodega de alcohol se entregó,
se entregó en una bodega de alcohol y
la policía no supo si apresarlo o abrazarlo,
si apresarlo o abrazarlo la policía no supo.

El diablo contó su historia y se puso a llorar,
se puso a llorar y contó su historia el diablo,
la señorita S no quiere amar a nadie, nadie,
a nadie, nadie quiere amar la señorita S
y el diablo no era la excepción, cobarde depresión,
cobarde depresión, no era la excepción el diablo y
la señorita S no quiere amar a nadie, quiere jugar,
quiere jugar, no quiere amar a nadie la señorita S.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 11/05/2016