Cobardía

Mira si es permisivo el desastre,
te sigue tirando la mano y tú tan dormida,
sufriendo por esos amores que siempre parten
a puertos mejores en los que no vive tu misma mentira.

Yo estaba a punto de amarte y tú lo evitaste,
gritaste sin voz cada frase y lo que sentías;
dijiste que aquí llega un punto que nunca inventaste
y ahora lloras diciendo que no era lo que pedías.

Mira si es permisivo el engaño
y tú el retrato hablado de la misma secuencia,
fugaz con los besos que mueren de asombro
cuando una caída te cuenta el mejor de sus días.

Yo estaba a punto de amarte y tú lo olvidaste,
yo estaba a punto de amarte y tú te acobardaste…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de junio de 2,017

Anuncios

Nubes de Cuerpo y Candor

He escrito más veces amor
que las frases discretas,
merodeando el cuerpo del dolor
olvidé sus tormentas.

No puedo contenerme
cuando se trata de intensidad,
ni sé callar en un idioma diferente
cuando los besos otorgan serenidad.

Invoqué a las almas en pena
de antiguas canciones,
me enredé con las piernas perfectas
y de aquello sólo quedan ilusiones
que inconclusas me mienten,
jurando que el ahora es incapaz de cambiar;
no te tardes porque hasta los martes
tienen hematomas justo al comenzar.

Vi llover tantas caricias
sobre el comienzo de mi piel,
en cada tarde de absentas
me hice dueño de mi sed;
no es como en historias secretas,
de amor y conflictos, la realidad,
yo estaba esperando un milagro
y tú estabas esperando cuadros
que ilustraran la ciudad perdida
de tus demandas e inseguridad…

He escrito más  veces amor
que las veces que lo he sentido
recostado en tus nubes
de cuerpo y candor.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 27 de enero de 2,017

Humeante de Té en Campos de Kiev

Parece que el mundo se detiene entre los dos,
que el amor nos pasa por delante y lo ignoramos,
no me dices nada y si no te digo nada es mejor,
hay una sonrisa en mi alma pero ya no tiene tu nombre
y si no te digo nada parece que no hace falta emoción.

No hay tacto, no hay realidad más triste,
somos lo que no somos, no tenemos lo que fue,
siento un vacío mundano entre mis huesos,
no lo sabes pero ya no sueño con tus besos,
ya no son tus besos, y no queda mucho tiempo.

El faro de las desgracias ilumina las oportunidades
antes de romper en mil pedazos lo que estorba
y pensar que ayer nos amámabos tanto, que fuimos
el imposible de todas las almas del mundo.

Y pensar que ayer nos atamos las manos
a la idea profunda de la gloriosa eternidad,
hoy no queda nada qué decir, nada qué arreglar,
la nieve que tanto emociona tu frío ahora nos cubre,
estás en cualquier otro lugar que no soy yo,
yo estoy soñando con cualquier otra que aporte calor…

Mece el el silbido felino el pelaje de este desamor,
nos duele pero no mata, si corta pasa que no sangra,
no hay nada escarlata en venas vacías de vida
y la excepción no estuvo en nosotros cariño,
la emoción se ha evaporado para luego llover
en un nuevo y futuro momento fallido…

Quería amarte con todo el amor de que era capaz,
quise darte en vida lo que sola jamás ibas a encontrar,
después de rebotar entre imbéciles cosas,
cómo pudiste atreverte a jugar con mi amor,
yo quise amarte como se aman las crisálidas vacías
después de cumplir mariposa semilla en campos de azar.

No hay firma de paz que devuelva el amor,
si acaso, nos devolverá la insatisfacción
de un día pelear a muerte contra el mismo anticristo,
si hacía falta hundirlo en el mismísimo mar,
pero en este país se lloran las causas perdidas,
con lágrimas ensangrentadas repletas de mal,
yo sigo llorando mi tiempo perdido
y tú tan tranquila no quieres mirar…

Suelta mi corazón, late en idioma distinto,
tiene verdad y en el tuyo conviven sonidos tan ambigüos,
deja a mi fuego enjuagar todas las cartas idiotas
que me escribiste sabiéndote escoria, de la mañana
en que tantos idiotas te rodearon para hacerte infeliz,
de la mañana en que idiotizado fui corriéndo hacia a ti
pensando que a lo mejor a tu lado podría volver a sonreir.

Me agotas la vida, el desgaste ya fue suficiente,
si dices adiós en un acto de magia desaparezco
y no nos volveremos, ni en broma, a tener…

Somos dos mariposas perdidas en campos de Kiev,
somos dos mariposas ahogadas en una taza humeante de té,
tú sueñas con la restauración, yo no quiero volverte a ver…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 05/05/2016

MOR en Caída

Una pócima en receta, para el mal de ti,
una mezcla mágica de salitre y alquitrán,
los dos últimos besos de tu engaño,
una pizca de tu desnudez para embriagar…

Un copo de nieve deshecho a tiros,
los nueve estigmas de prestidigitador,
un león sin dientes de armonio ni sexo,
no te das cuenta pero algo está ocurriendo.

Eclipse de vida con sangre azul arterial,
cremación de un mal amor antojadizo y cruel,
materia oscura de un corazón en decadencia,
al final no es tan especial este MOR en caída.

Prometiste tantas cosas, me quedó la insatisfacción
de una maga tonta con Jolly Jokers escondidos en las mangas
y saben las espadas que atraviesan corazones que me voy,
que no se vuelve a morir ya muerto, devastado y sin color.

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 06/03/2016

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Cincuenta besos, dos amantes y una misma soledad
Elegir(te)
Al pan, pan y albino vino
La Blanca más Morena que Besé
Yo Escribo Para Usted