Tus Latidos y tu Voz

Dime a los sorbos, con besos de amor,
si es el universo suficiente para los dos,
si hay manantiales de luz en tu corazón
o es que me lo habré imaginado yo…

Si es verdad que en tu risa mora un ángel,
mitad bueno, mitad terrible y que la mentira
es solamente una argucia que utiliza
para distraerme mientras observo tus mejillas.

Dime a los besos, con sorbos de amor
si es la vía láctea la ruta adecuada,
si hay misterios sin resolver en tus pupilas
o es que me lo pintó mi melancolía…

Si es verdad que tu lágrima la absorbe un sueño,
mitad real, mitad invento y que la perfección
es solamente un señuelo que utiliza
para llenarme el alma de tristeza y pena.

Dime con paciencia pero con sinceridad,
si existes en este mundo que no es real
o vienes de más lejos, de otro despertar,
si son tu voz y tus latidos, a mi encuentro,
el mejor sueño del que yo podría despertar
o si un castillo de palabras imprecisas
me hizo girar la vista para verte,
si acaso queda en aquel bar huella de tu ceniza
y en mi tintero esbozos de tu piel de niña…

Si es verdad que un ángel habita tu voz,
que sus señuelos son los dientes de tu risa,
si el infinito fue aquel minuto en que te amé.

Si es verdad que una canción habita tus latidos,
que sus argucias son los dedos junto a la guitarra,
si es el infinito aquel último beso que te di…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 16/04/2016

Anuncios

Un Mismo Sonido

Con tu mirada sería y fija en tu ordenador,
con tus labios húmedos que saben a luz,
con esa manía que tienes de morderme la piel
y con ese mal genio de medio día,
o de día y medio, me gustas.

Tienes el sabor preciso de mi gusto
y el roce que mis manos quieren sentir,
una nube de la que llueve mi calma
cuando en tu cama duermo junto a ti.

Tu mirada de ternura divertida
y la ocurrencia de enamorarme por completo,
todo en ti es un motivo para estar vivo,
todo en tu dulzura es un presagio duradero.

Quítame la piel y los sentidos,
que me estorba esta armadura
para ser juntos un mismo sonido,
un mismo rumbo y eclipse de vino.

Quítate la piel y los latidos,
acércate y une tu alma al mío,
cierra el universo con delicadeza
que nadie sepa que escapamos,
que nadie sepa de tanta locura
que te abarca y te hace dar todo por mí…

Acércate y crea luz dentro mío,
toma mis manos, muéstrame el camino,
enséñame nuestro paisaje eterno, nuestro infinito.

Cierra el universo despacio,
que nada nos haga perder tiempo,
toma mi mano y no hagas ruido,
no, hasta ser un mismo sonido…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
San Miguel, El Salvador 06/11/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Hacerte el Amor
Juntos Navegar
La Tarde Que Sabe Mejor