Pánico a las Alturas

Nuestro porvenir nos duele a secas,
hay un noctámbulo presagio en mí,
como de frente a tus escaleras
a punto de caer rodando sin ti…

Pánico a las alturas, a sentir,
esta noche no es el mismo marzo,
ni el mismo juego digno de sufrir;
que nos puede el amor entre manos

y figuran las posibilidades,
debajo del telón de un misterio,
jugando despacio a las verdades…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de diciembre de 2,016

Anuncios

Sus Mares Nevados de Italia

Con besos de autor y drogas de diseño,
me he quedado tan feliz pensando
en la sonrisa que una vez me visitó
y el cetro en la mano que me concedió,
pero al abrir la puerta una triste sinfonía,
con rosas y tertulias del sabor de un mal día.

Se llamaba tan bonito que no se me ha olvidado,
esa vez en la que le prometí que no me atrevería,
a conocer a alguien que tuviera un nombre más bonito que el suyo.

No supo qué decir tras el primer trago,
con ella no hacía falta un mal momento,
ni sentir en la boca el sabor amargo,
su amor era a piel y cincel, buen presagio,
su ternura de un poema del que sigo contagiado.

Ojala al descolgar el teléfono sonara su voz
y una orquesta iluminara su pronto regreso,
sus manos de lluvia y sus mares nevados de Italia…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 15/06/2016

Un Mismo Sonido

Con tu mirada sería y fija en tu ordenador,
con tus labios húmedos que saben a luz,
con esa manía que tienes de morderme la piel
y con ese mal genio de medio día,
o de día y medio, me gustas.

Tienes el sabor preciso de mi gusto
y el roce que mis manos quieren sentir,
una nube de la que llueve mi calma
cuando en tu cama duermo junto a ti.

Tu mirada de ternura divertida
y la ocurrencia de enamorarme por completo,
todo en ti es un motivo para estar vivo,
todo en tu dulzura es un presagio duradero.

Quítame la piel y los sentidos,
que me estorba esta armadura
para ser juntos un mismo sonido,
un mismo rumbo y eclipse de vino.

Quítate la piel y los latidos,
acércate y une tu alma al mío,
cierra el universo con delicadeza
que nadie sepa que escapamos,
que nadie sepa de tanta locura
que te abarca y te hace dar todo por mí…

Acércate y crea luz dentro mío,
toma mis manos, muéstrame el camino,
enséñame nuestro paisaje eterno, nuestro infinito.

Cierra el universo despacio,
que nada nos haga perder tiempo,
toma mi mano y no hagas ruido,
no, hasta ser un mismo sonido…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
San Miguel, El Salvador 06/11/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos poemas:
Hacerte el Amor
Juntos Navegar
La Tarde Que Sabe Mejor