Ismael y la Felicidad

Relato dedicado a mi hijo, publicado en el sitio web de Autismo Madrid. Aquí el enlace: http://autismomadrid.es/vi-cuentame-el-autismo/ismael-la-felicidad-relato-no-16-vi-cuentame-autismo/

Algunas personas que no me conocen del todo, dicen que yo no me porto bien, que soy un problema para seguir instrucciones y que las reglas del juego jamás las comprenderé. Sonrío dulcemente y creo que no han entendido que la regla más clara que tengo es ser feliz al participar; lo sabe papá, lo sabe mamá, por eso me alientan a seguir, con todo el amor que profesan por mí y por mis maneras; vivir es urgente, divertirse intensivo y aunque soy sólo un niño sé entregar por completo todos mis talentos, por eso en ocasiones me resulta imposible quedarme quieto.

Murmuran que no soy normal y al escuchar eso me alegro, veo su normalidad y aunque la respeto creo que siempre tiene muy pocos sueños; por las mañanas, cuando no tengo que ir al colegio, soy el mejor arquitecto, fabricando muros de juguete que mamá por la tarde destruirá permitiéndome con ello, al día siguiente, tener más cuidado en los detalles y corregir los errores de cálculo o de precisión que pueda cometer al crear.

Por las tardes cuando vuelvo del colegio, después de la siesta, busco a papá y él es el mejor en los videojuegos, pero siempre me deja ganar. Cuando el tiempo transcurre entre saltos, un poco exagerados, que doy cuando me emociono, todo es felicidad; pero cuando papá dice que es momento de dejarlo, que mañana volveremos a jugar, me impaciento, le aruño, le muerdo, a veces sé que le hago enojar y no verse muy cuerdo. Pero al final de todo mamá siempre vendrá para rescatarnos del mal rollo; y sabrá abrazarme y explicarme que llegó el momento de descansar. Y así como en el deporte del boxeo, luego del mal rato que pasamos con papá, sabremos resolverlo, con un beso y un te quiero; sin rencores, ni complejos, a nuestro modo, aunque nadie pueda entenderlo y sigan diciendo, algunas personas que no me conocen del todo, que yo me porto mal.

Ya aprendí a gritar ¡Gol! cuando papá mira el futbol, a pintar en las paredes tal y como mamá pinta sobre superficies de texturas varias; no me importan demasiado los goles, pero pateo un pequeño balón por toda la casa y sin detenerme en busca de que se equilibre un poco el ambiente; no me importan demasiado los diseños al pintar, pero todos los personajes de las caricaturas que yo veo, lucen bien cuando dibujo sus retratos en las paredes de mi cuarto y también cuando con plastilina los voy creando y hago sentir muy orgullosa a mí mamá.

Esas mismas personas que no me conocen del todo, dicen que papá y mamá deberían imponerme muchos más límites; pero papá y mamá creen que los límites necesarios para mí son los que me guíen a respetar a los demás y a respetarme; que al crear no hay límite que valga, puesto que no existirían millones de obras maravillosas, en todo arte, de no ser por la falta de límites y de miedos que tuvieron sus creadores al lograrlas.

Soy tan increíble, tan duro y tan sensible, apasionado por las cosas que me encantan y desentendido de lo que no me resulta prioritario; tengo un corazón tan grande para amar y para aceptar que aunque hay otros que no piensan y no sienten como yo, tienen derecho a una vida feliz sin la obligación de intentar encajar como condición.

Digo frases en castellano y en inglés, me encanta cantar y bailar; una vez mi terapeuta de lenguaje dijo que aprender frases en dos idiomas distintos me iba a confundir; es bueno contar con papá y con mamá, con su desobediencia a ciertas reglas, de lo contrario yo no podría expresar tantas cosas que siento, que necesito y que descubro; al final de cuentas, qué más da en qué idioma lo diga, si el idioma que a cabalidad con papá y mamá entendemos, es el del amor que siempre nos tendremos.

Seré el mejor en todo cuanto me decida a practicar, deporte o diversión, arte e imaginación, si soy feliz al participar; es tan bonito ver que cada vez hay más personas rodeándome que comprenden mi forma de ser, mi forma de sentir y de mover, sin voltear a verme raro, sin alejar, de mí, sus sentimientos más humanos.

Y quizás algún día el mundo aprenda a girar como giro yo, sin marearme, quizás algún día el mundo aprenda  a moverse como me muevo yo, con alegría; a enojarse como yo me enojo, con toda la rabia encendida, misma que se me olvidará enseguida. Quizás algún día el mundo aprenda a reírse como me río yo, hasta con las encías, quizás algún día el mundo aprenda a amar como amo yo, con sinceridad y sin mentiras; sin fingir lo que en el momento no sentía.

Quizás algún día el mundo juegue al futbol como juego yo, sin preocuparse tanto por los goles, por las anotaciones, y disfrutando más de reducir su ansiedad; así como yo procuro controlar mi propia ansiedad, con la que me bendijo Dios y que recorre todo mi cuerpo, cuando muchas ideas, sonidos e información, vienen a mí al mismo tiempo.

Una tarde de estas iré nuevamente al parque, con papá y con mamá, volveré a jugar al baloncesto con un balón que jamás encestaré, por simples cuestiones de estatura y del viento; pero ellos no me dirán que lo deje de intentar, ellos me han enseñado que lo imposible es solamente algo más…

©®Messieral  | messieral.com

“Dedicado con todo mi amor
a mi hijo Luis Santiago Ismael”

Anuncios

Amor Cuán-ti-co

Paciencia,
para una colmena cuán-ti-ca,
aleteo,
vuelo de halcón por encima del cielo
y el significado de tu nombre verdadero.

Constancia,
tan constante como es-ca-par
de la obligación más tediosa,
dar la hora,
olvidar las fechas y las olas
añejas de los mares que tú ya no ambicionas.

Amor cuán-ti-co,
el reflejo de tu rostro en mis espejos,
el cariño que te abraza por la espalda
y que te acepta tal cual eres, en cada letra,
cada le-tra;
haz que brille tu mirada un poco más,
ese universo que inventaste al nacer
no es algo extraño para mí, porque lo quiero ha-bi-tar…

Y será una brisa fresca para la humanidad
cada logro y cada palabra que consigas pronunciar,
cada paso que quieras dar, cada sonrisa por dibujar;
y esencial, para los latidos dentro de mi pecho,
los acordes de tu canto que ahora voy a-pren-dien-do.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de noviembre de 2016

El Concierto de las Aves

Lloverá otra vez sobre nosotros,
en cualquier lugar cercano a la ciudad,
las miradas intentarán juzgar lo incomprensible
y será hermoso reparar con amor el momento
en el que seamos invencibles…

Volverá el día entristecido
en el que tenga que explicarte con paciencia
que las cosas a veces marchitan su rumbo,
que nadie tiene la culpa, que son cosas que pasan
y no hace falta cederles demasiada importancia.

Porque después de todo la lluvia escampará
y escampará todo prejuicio obsoleto y vacante,
brillará el sol, escucharás tan recio el concierto de las aves
y me verás, junto a ti, en la batalla hermosa que es la vida,
en la emoción divina que produce en mis manos sanar tu herida…

Y así el sol conmoverá a tantos seres que jamás
podrá invadir un poco de lluvia a nuestro hogar.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de noviembre de 2,016

Autism Awareness Day – 02/04/2,016

Es verdad, que no basta un día, ni un mes entero para generar conciencia a cerca del Autismo, sus diversas virtudes y condiciones. Para hacer entender a las personas neurotípicas que ya fue suficiente de poner la palabra -Autismo- en sus chistes. Y de lo valiosos que son los seres humanos que viven con TEA. Más bien debiera fomentarse una cultura mucho más incluyente y de apoyo comprensivo.

Cuando estás cerca de una persona con Autismo, sin importar si éste es leve o severo, estás frente a una persona con dones diferentes a los tuyos, pero que vale exactamente lo mismo que tú, con un potencial inmenso, con una capacidad de ser real tan magnífica que mucha falta le hace a tantas personas que no viven con el trastorno del espectro autista.

Yo, amo con todo mi ser a una persona autista y si tú conoces, amas, eres o tienes cerca a alguien con autismo, dale un fuerte abrazo de mi parte. No voy a extenderme mucho más, nada más quiero invitarles desde mi blog a informarse más acerca del autismo, a conocer cómo en su ciudad pueden apoyar a las hermosas personas con estas cualidades tan hermosas y que sólo necesitan de nuestro respeto, comprensión, inclusión y cariño.

A continuación les dejo algunos links por medio de los cuales podrían encontrar más información al respecto de dicho trastorno, o bendición, y si pueden unirse a la campaña de Go Blue For Autism o Light It Up Blue seremos más. 🙂

Dedico este post a mi hijo, Luis Santiago Ismael, que es toda una bendición en mi vida.

LINKS:
Go Blue For Autism
Light It Up Blue
Autismo Diario
Autism Speaks

 

Muchas gracias por tu atención, cuéntame:
¿Conoces a alguien con el trastorno del espectro autista
o tuviste acercamiento a alguien así alguna vez?


Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 02/04/2016