¿Se entiende, no?

No hice el amor sólo contigo, pero sólo contigo lo hice.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 22 de febrero de 2,018

Publicación #17 de la selección Messieral MMXVIII

Publicación Original: https://messieral.com/2018/02/22/contigo/

Anuncios

Las Luces Contigo

La ciudad con sus ojos testigos
del avance prometedor de los seres,
una caricia oportuna y los abrigos
que liberan nuestra piel de los alfileres.

Yo quiero recorrer las ciudades del mundo
si voy tomado firmemente de tus brazos
y encontrar la emoción capaz de agrietar los muros
que nos acorralan con sus colmillos espontáneos.

Yo quiero recorrer las aceras del mundo
si voy recostado entre tus manos
y, tranquila, descansando mi feroz intranquilidad
en el rellano de tu paciente amabilidad.

Ver las luces contigo,
verlas, correr y escapar
contar por el camino
las que, de dos en dos, aparecerán.

Porque es fortuna el par
de almas que no se han rendido
a la vera del camino de su mar;
porque es fortuna la sonrisa
de esperanzas que no han cedido
a la presión de un mundo lleno de maldad.

Luces que brillan de dos en dos,
como tú y como yo,
en un suspiro de colores
que nos promete el mismo amor…

Ver las luces contigo,
verlas, correr y escapar
contar por el camino
las  que, de dos en dos, aparecerán.


VER VIDEOPOEMA: LAS LUCES CONTIGO EN MI CANAL DE YOUTUBE.


©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de marzo de 2,017

Éter de Solsticios y Equinoccios

Quedarme contigo es mi fin,
el fin de mi tristeza y ansiedad,
amanecer en besos lentos
y anochecer en tu intensidad.

Esperar junto a ti los solsticios y equinoccios,
éter tendido en el pasto de tu piel,
quedarme contigo será vivir,
vivir en un cuento nuevo cada día,
llenar mis bolsillos de sonrisas
y abanicar con paz mi desnudez.

Quiero ser las velas que inciten tu viento,
un momento eterno en pupila celestial,
quiero ser el día y la noche, tu caso perdido y encontrado,
de tu amor el rojo cometa que te haga vibrar y bailar.

Llevarte en mis brazos a un altar de cerezas,
casarme contigo por las leyes estelares, en su izquierda,
tener de testigos los mares del mundo y sus mareas,
casarme contigo si se trata de silente vino enamorado
y un baile infinito, sudor de alacranes, en pista sin fin.

Llevarte en mis brazos a un altar de moléculas
que al igual que tú y yo conformen el infinito,
ser preciso y sublime éter de solsticios y equinoccios,
ascender al cielo si precisamos nubes de pirotecnia
para hacerle entender al viento el color de nuestro amor.

Mi hogar está en tus calles,
las avenidas de tu piel son mi colchón,
mi descanso lo encuentro en tus pestañas hermosas
y si quieres saber, no me pienso marchar hoy…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 21/03/2016

Muchas gracias por sus ojos y por estar.
Para leer más de mis poemas visita la sección Poesía.