De Noche y Ciudad…

De aquella boca que besó
recordaba poco más que ese sabor,
a cocaína cuando ya se oculta el sol,
y cada noche repetía, con la misma triste voz:

—Tanto he vivido y a la vez tan poco,
tanto he sufrido y a la vez de más;
tanto bueno he sido y a la vez tan loco,
tan malo he sido y a la vez superficial.

No podía recordar número exacto
de veces que entregado al tacto
desvistió a otra estrella sin pensarlo;
no sabía saborear el duelo intacto
de la muerte de la juventud dentro de un vaso…

Pero sabía muy bien, de luces errantes y de andén,
de mágico tiempo enredado en las piernas del ayer:

—Tanto he mentido y a la vez tan poco,
tanto he amado y a la vez de más;
tanto he caído y sin saber cómo
en labios perdidos de noche y ciudad…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de agosto de 2,017

Anuncios

Noche Imperial

Profundidad inmaterial;
ya has notado que es verdad,
rincón perdido en soledad,
minúsculas voces al amar.

Y un profundo recuerdo que desborda mi pecho,
como desbordan los ríos tus aguaceros de cielo;
y un profundo recuerdo que desborda tus besos
como desbordan los ríos mis aguaceros de vuelo.

Solemnidad artificial,
en un circo de actos hermosos
de piel y metal;
noche imperial
ruidos luminosos
en ciudades de sal.

Y un profundo recorrido que nutre tu cuerpo
con la necesaria circunstancia de soles cansados;
sexo a favor de las maneras que crea el silencio,
duelo perpetuo cuando acaba de romperse un secreto…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 4 de agosto de 2,017

VIDEOPOEMA «LOS BESOS DE UNA NOCHE PARA SIEMPRE»

Clic Abajo Para Reproducir El Video.

Subscribe

Cinco Minutos de Una Vez Más

No he pensado con demasiada dulzura
esta noche de lunes sin la luna,
no guardo rencor a tu lluvia
pero el mundo me parece un lugar insuficiente;
y los besos que mi boca recibió,
y las manos que sané con mi vehemente
manera de mentirle a la mentira de estas heridas consecuentes.

No he sentido el frío ni el calor,
me he arropado en un abrazo indiferente,
de la malicia creativa de este arte
mientras noto al mundo bastante insuficiente…

Y a la cercanía entre los continentes,
y a los cuartos de hotel con historias inocentes,
y al amor entre los seres, y de enceres esos seres;
y al tiempo que tuvimos para burlar los polos
que opuestos repartían noches imposibles al resoplo
del viento cansado al centro del parafílico universo.

Insuficiente, a lo mejor, el tiempo para arder,
para amar, para ver crecer, para volver a creer…

—Pero si estás,
cinco minutos de una vez más,
te juro que bastará;
te juro que por variar
haré del mundo suficiente
y de su superficie
un buen hogar.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 1 de noviembre de 2,016

Mi Puerto Inicial

Es tan duro volver a escribir tu nombre en papel,
cristalizar cada letra con tinta que hiere su piel
y cada vez que el horizonte deletrea cada nube,
es posible que piense en ti mi buen desastre de octubre.

No es posible olvidar una voz que besa tan bien,
ni esos pechos dulces que encajaban a tono
con la oscuridad necesaria para tu timidez,
lloverán aguas un poco más claras, nueces para mi calabaza,
yo no pienso quitarme del pecho el sabor exquisito de tu mirada.

Es tan duro volver a firmar cartas para ti,
cuando sé que no voy a enviarte una sola,
esperaré intranquilo el instante feliz
en el que vuelva a abrazarme a tu dulce costa.

Pero puede el porte de la luna cantarte
el verso apagado de mi voz que se ha ido a dormir,
los mismos besos de aquella cruel noche,
cometa sanando el dolor celestial,
inocente y bonita, serena y amante,
divinura esmeralda, mi puerto inicial…

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 12/07/2016

No Aprenderán los Jilgueros

De las alas azules de la noche,
un beso impetuoso apareció,
eras tú o en tu ropa esos colores,
quizás nuestros labios y sus roces,
en forma de vino, postrados al candor.

Encendí mi voz para que el bosque
escuchara tranquilo de mi amor,
en un abrazo escondido fuimos oro,
tertulias de fuego y apasionada claridad,
el momento encendido del mayor de nuestros logros…

Fuiste la princesa de aquel césped, de la tempestad,
el barro nada más era un adorno para el agua,
la llovizna algún tipo de magia sideral,
pero hay algo que es cierto y que no niego,
si alguna vez conocí del mundo sus secretos,
fue esa noche dieciocho del mes más frío entre tus velos…

Ya no guardará el silencio aquel secreto
que tallamos en la corteza de un momento,
ya no guardará la noche nuestro cielo,
ni los jilgueros aprenderán a amar, por cierto…

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 01/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube 


Diciendo por Sentir #26: Los Hermosos Fantasmas

Aún quedan restos de equinoccio entre mis labios,
no he olvidado tu sabor, ya no hay fuerza que ilumine mi corazón.

Es posible que la noche venga con murmullos de esperanza,
y que la cordura se esconda al centro de un disfraz de sol,
será el paisaje más hermoso amarte en silencio, con ardor,
regalarte dos tercios de una lágrima en el humor de una canción…

Para mantener con vida los hermosos fantasmas de tu habitación.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 29/06/2016

Tarde de Exposición

Tarde de exposición, vitrina de récords,
en la marquesina el pasado que más disfruté,
no me ha dado tiempo elegir los momentos
y vino mi antiguo hogar a dar cuentas por mí.

Todo iba tan bien, tanta felicidad, tanto amor propio,
tanta preciosidad, para ser tan joven se vivió tanto,
para ser tan descuidado puse tanto empeño en esos labios
y así transcurrían mis pasos por esa mañana de exposición,
de azúcar lo menos, salado prefiero y si no te interesa
para qué rayos pides, si sabes que no la daré, esa otra explicación.

Tarde de exposición, los primeros mil besos,
después el primer millón, el primer millón,
el planeta creado a propósito de escribir
y una lluvia de días bonitos firmados por mí.

Un duende nocturno amo y señor de la noche,
experto en Merlot y Buchanas Red Seal,
en París distante y yo nunca me quiero ir de aquí.

Todo trascurría delante de mí, era una emoción impecable,
los arándanos, aquellas Andrés Sardá, escarlata, olvidadas en mi almohada,
luego de mi sonrisa nadie podía jurar que mi sangre se iba a detener y a congelar,
al encontrar en plena marquesina aquel bello amor que no me supo olvidar…

Tantas vidas en una, música y poesía,
pasó por aquí la más hermosa femme fatale,
gustos varios, la rotunda caída,
resurgir y continuar, siempre continuar,
rendirse como forma de autorrespeto
y aquel tan lejano catorce de febrero.

Tarde de exposición, vitrina de récords,
de las ocho de la mañana a las cuatro de la tarde,
casi todos los días aislados en marte,
fueron más de cien, pocas un desastre,
hoy me planto sin fe a la orilla de un claro de luna
a jugar a las escondidas con tu exclusiva belleza y locura.

[Vida]

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 09/06/2016

Que no Tiene Fin mi Fin de Amarte

Quítate la ropa, está muy claro,
esta noche quiero más de tus manos,
quiero romper los cristales que me atan,
llorar de tanto amor y de tanta voz.

Quítame la vida, guardala en ti,
vuela de mi mano inconsecuente,
llora de tanta esclavitud sin fin,
de tanto amor poco transparente.

Revela mis secretos en las calles,
di que te amo como a los mares,
que no tiene fin mi fin de amarte.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/05/2016

Los Ríos de Palabras que Susurras cuando Besas

Terminar la noche así, abrazándote,
dando paso a los colores que hacen cielo en tu humedad,
quiero quedarme a vivir en lo que causan tus manos,
en los ríos de palabras que susurras cuando besas,
piel de canela suavizada con gotas de miel
una oportunidad me basta para saborearte
y comprender que las horas traen gotas de lealtad
si descanso entre tus brazos con una esperanza igual.

Empezar con cautela el último episodio de mi vida,
que en realidad será el primero si me amas tú,
ganarle la batalla a los demonios de infiernos consumidos
y llorar de felicidad, ser guardián de tu ciudad,
vivir tiene significado si me quieren tus pestañas,
pues tus ojos morenos y sinceros me protegerán,
de un recuerdo que extravió mi brújula una vez más.

Terminar la noche así, amándote,
iniciar el verso final, contemplándote
y no dejar que se pierda la magia,
conservar la llama intacta y soñar…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 29/05/2016