Aerosoles

Dicen que uno siempre vuelve
a los lugares, que el alma más le muerden,
lo dicen las aceras de mi respiración
y el Judas bañado en oro que me habita el  corazón.

Desde aquí diviso el idioma italiano que inconcluso
te saboreó los labios con «l’amore della mia vita»;
porque aquel aula de clases no guarda nuestro recuerdo
pero sí unos cuantos suspiros, aunque sin mayores garantías.

Ahí va el silencio que nos hizo falta aquella noche,
allá mi favorito de tus gemidos y aquí te esperan mis broches
como estudiantes a la lección de falda más corta y aerosoles.

Te deseo como antes de conocerte, casi nada,
pero te tengo tan grabada en el fondo de mi alma
al más puro estilo de la frustración intranquila en mi cabeza;
por dejarte ir, por nuestra luna de miel tan despedida,
por las calles que nos vieron pertenecer a su materia
y las canciones repetidas en nuestras voces anarquistas.

Dicen que uno siempre vuelve
a los amores, que el alma más le muerden,
lo dicen las aceras de mi muerte
y esta vida bañada en sangre que aún te quiere…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 26 de diciembre de 2,016

Anuncios

El Noctámbulo Entrevero de Nuestro Cursivo Ámbar

Nunca olvidé su letra,
imposible olvidar su amor.

—De las gotas de lluvias seré el color.

En aquel faro a la luz de las gaviotas,
he recordado sus promesas de mar.

Me afirmaba con toda seriedad
que su voz perduraría en mí.

—Como el dolor en la herida al rubí.

Se llenaba los bolsillos con mis prudencias
y despreciaba a dos manos mi credulidad,
más no culpo a su aroma de arroparse
con las estrellas de cada año de frivolidad.

Porque si volviera a llenarme la sed de besos,
si recordara el santo y seña de mi caja fuerte
o el momento que más atesoro en mis adentros,
si viniera su amor a aletear a las ventanas de mi mente,
no me negaría a su voz, a su amor, a su romance…

— En la reserva atenuada, será su caricia imborrable,
su excelsitud inabarcable y única su capacidad de conquistarme.

Huellas de tus pasos en la arena de mi playa,
exhalaciones de tu brisa en las aceras de mi andar,
secretos y placeres de jaguar aún latentes, conservados,
en el noctámbulo entrevero de nuestro cursivo ámbar.

©MESSIERAL| Poesía
Ciudad de Guatemala 03/07/2016

Cada Sitio en el que fui Feliz

Por un enlace directo
a la ventana de tus suspiros,
por un cariño de lienzo
bañado en pinturas y sonidos,
te entregaría vida y media,
cada nube y cada beso
sin temor a repetirlo…

Y es que vas tan guapa por la vida
llenando de tu incienso mis aceras,
trayéndome, de vuelta, en tu mirada
cada sitio en el que fui feliz…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 07/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía