Escribirte es Como Herirme las Manos

Dormirme en tu cuerpo con la pesadilla de siempre,
un paseo por la luna sin la gravedad de este presente
que esconde bajo tu ropa interior tan malos porcentajes
y me obliga a recordar a quién eras hace ya varios martes.

Yo ya no sonrío si te veo pasar frente a mí,
si te quitas lo guapa para convertirte en mariposa,
ya no me encojo de hombros si tienes que irte,
algo dentro me avisa con tiempo: Esta ya no es tu historia.

Tus pechos sólo me recuerdan que hubo unos más sinceros,
tus piernas en flaqueza me hacen añorar las que me dieron fortaleza
y no sé cómo decirte que escribirte es como herirme las manos
con el filo de un incendio que me llueve al centro y a los lados.

Me río de mí y otra vez caigo en tu juego divertido
que consiste en prometer y no cumplir, en repetir y repetir,
repetir la mentira y el engaño tantas veces sin huir,
con la oblea entre las manos jugar a la tontuela faquir
y yo sin saber por qué motivo incierto sigo aquí.

Si tú ni me conoces, si tú ni lo sabes,
ni día, ni hora, ni segundo en que dejé de amarte.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 10/06/2016

Anuncios

Te he Aprendido de Memoria

Te he aprendido de memoria,
tu piel es como la mía y viceversa,
te he aprendido de memoria y sé
cómo excitar tu corazón con un roce,
un secreto, un beso, un porqué.

Te he aprendido de memoria
y te hago el amor en un braile infinito,
sé la dirección exacta de cada lunar en tu cuerpo,
la manera en la que encaja cada parte de ti
tendida, silente, verticalmente sobre la cama…

Me sé de memoria tus nudillos y tus formas de gemir,
el aroma inmediato de tu aliento enamorado,
el pulso de tu sangre corriendo por tu interior
y el canto de tu sexo palpitante al unir.

Te he aprendido de memoria y no te sé olvidar,
cada avenida de tu piel transitaré hasta el final
y seré el Amo y Señor de tus muslos de guapa,
de tus pies que navegan sabanas, de tu risa y sonrisa,
de tu fiel hábito de conquistarme con tus ganas.

Desnuda te sé de memoria, incluso con las luces apagadas
y cada cambio de estación en tu cuerpo a mansalva…

Desnuda te conozco, como conoce
una hoguera a cada una de sus ascuas…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 31/05/2016

Talvés es Para Siempre en la Ciudad

Un guiño y cuenta hasta tres,
que sírveme una copa,
me pasas ese barril después,
cometas de neón,
astucia citadina,
no me deja, no me olvida,
pues le gusta mi canción.

Y se calla la boca cuando se la como a besos,
me desmaya el corazón, boca a boca  en aluviones,
tú y yo somos dos canallas, que bonita minifalda,
se me notan en los dientes los amores, no te enojes,
brinda otra vez conmigo, no nos pueden engañar,
tú y yo somos de ciudad y el mundo nuestro bar…

Así que ven, cincuenta pasos a la vez,
desbócate conmigo, que esto no es para siempre
y talvés, cuando menos te lo esperes estaré
en el portal de la casa de tu madre, gritándote a mil voces:
¡Eres la chica de ciudad más guapa que besé!

Así que ven, ochenta y nueve besos, un porqué,
desbócate conmigo, que esto es para siempre
y talvés, cuando menos te lo esperes me iré,
me verás, alguna vez, salir en televisión esbozando una sonrisa leve
cuando algún idiota me pregunte por mi amor.

Y volverás a callarte la boca aunque no esté cerca,
me guardarás un faro de ciudad, veinte pasos en la Catedral,
dos millas de reproches y veinticuatro soles para Navidad.

Llévame en la pulsera que te hiciste
con las cuerdas rotas de mi guitarra, en Alcatraz,
muérdeme los labios una ante-trigésima penúltima vez,
que esto podría no ser para siempre,
podría no dejarlo todo por tu imagen,
podría cansarme del desastre de los autos,
de malos funcionarios y personas conformistas…

Así que ven, doscientas treinta y nueve lunas por volver,
desbócate conmigo, que esto no es para siempre,
podría dejarte atrás para que no te alcance la ruleta de la muerte,
y talvés, cuando menos te lo esperes estaré
frente al bullicio de tu enjambre, haciéndome un sitio,
gritándote a mil voces: ¡Eres la chica de ciudad más guapa que adoré!

Así que ven, quinientas nueve vidas y un vagón de tren,
cuatro antorchas de palizas, una monja que es infiel,
desbócate conmigo, el mundo enloquece y talvés es para siempre,
cuando menos te lo esperes te habré tomado de la mano, invitándote a venir,
supongo que alguien debe responder a las preguntas tontas, en mi lugar,
y quien mejor que la chica de ciudad, más guapa, que siempre me hizo volar…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 11/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

Si te gustó esta entrada, compártela en tus redes sociales
y sígueme en las mías:

Facebook
Twitter
Instagram

Yo me Dedico a Escribir

Yo me dedico a escribir desde entonces
y aunque ya no sé dónde está con su porte,
sigo creyendo en la palabra y en aquel sentir,
porque me enseñó que estar enamorado es de valientes,
que no siempre te llevas a casa los presentes
y que a veces, entre llorar y reír, puedes elegir escribir…

Yo guardo tanta gratitud a su belleza
y al aroma que a su paso percibía,
que fuera mis ganas de vivir cada mañana,
que me sonriera tan linda y siempre guapa.

Hace tantos años que no la veo
y probablemente nunca más la vuelva a ver,
pero dejó en mí lo mejor que he encontrado,
todas estas ganas de, a diario, escribir.

Yo me dedico a escribir desde entonces,
yo me dedico a escribir desde ella
y aunque todo cambió,
y el tiempo es un cometa
inhóspito y desobediente…

Yo sigo escribiendo gracias a ella…

Ella guardó mis escritos cual tesoros,
se alejó con normalidad, como nos alejamos todos,
nunca pudimos ser pareja o serlo todo,
simplemente, yo, un total admirador,
desde mi juventud y apasionado sol,
de su luna actriz, un día después de mí…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 09/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

Cada Sitio en el que fui Feliz

Por un enlace directo
a la ventana de tus suspiros,
por un cariño de lienzo
bañado en pinturas y sonidos,
te entregaría vida y media,
cada nube y cada beso
sin temor a repetirlo…

Y es que vas tan guapa por la vida
llenando de tu incienso mis aceras,
trayéndome, de vuelta, en tu mirada
cada sitio en el que fui feliz…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 07/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis poemas visita mi sección: Poesía

 

Besos de Azafrán

Despiertas con una expresión tan bonita,
tu boca risueña me cuenta tranquila tus sueños,
me bañan tus ojos de guapa, suspiro despacio,
es el paraíso verte desperezar tu cama sin ropa.

Me cuentan tus dos almohadas que ahora me extrañas,
que quieres tenerme en tus brazos, que extrañas mis luces,
que es tu deseo más recurrente mi cuerpo, entibiando
el estribo al poema del frío, en tu piel, que es mi parnaso.

Yo recuerdo tus besos de noche, como a nanas de oro,
tus pies delicados, como a bases de un universo
que yo he conquistado imprudente con marea imposible
y un trago de antorchas ardiéndome dentro, cual si fueran cometas.

Despiertas bonita con tu candor de guapa,
esbeltos costados protegen tu cuerpo de ámbar,
te invito a compartir ocho vidas continuas con besos de azafrán
y después de esas ocho, el resto con gustos de exquisitas formas.

Tienes el alma sensual de cristales perfectos,
el tacto incomunicado con la traición de humanos,
te extraña el tintero de mi cuerpo que vierte hacia el tuyo
alba savia de noches cómplices acorralados por buena esperanza.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 14/03/2016

Muchas gracias por sus ojos,
les invito también a leer estos poemas:
Quinientas Nubes de Luto y Dos de Gris por si las Dudas…
Insomnia