De la magia a los escombros, todo un camino anestesiado; del amor al silencio, el mismo tiempo en que se olvida la letra de una canción que ya no se volverá a cantar…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 25 de febrero de 2,017

Anuncios

Los Caminos Inconsumibles de tu Candor

Deambular
por encima de los encinos
inabarcables de tu emoción;
colmar
con el suave suspiro de tu mirada
el vacío que habita esta casa
y decir adiós a quien tiene que irse
mientras tú desdibujas mis días más tristes.

Tu inocencia artística
es el brillo de una estrella
que ha prestado a la pena
su don de ser tan expansiva;
como expansivo el primer beso
que regalas a mis soberbios labios,
como expansivo mi corazón inmóvil
a medida que te acercas a mi más travieso símil.

Maldito sea el tiempo que perdí lejos de ti
y el veneno que sedujo todo cauce en mí,
bendita tu palabra que ha devuelto la esperanza
a este hombre que por fin va dejando sus andanzas
y que oportuno te ha arrancado de un altar de mentiras
en el que sobraba tanto el irrespeto y faltaban todas las caricias.

Deambular
por encima de los caminos
inconsumibles de tu candor;
colmar
con el bálsamo hermoso de tu alma
el vacío que me crecía en soledad
y decirte: «bienvenida a mi restaurada vida
en la que a partir de hoy, sólo tú, habitarás…»

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 17 de febrero de 2,017

Al Cantar del Resto de los Inviernos

Recién llegado del fuego original me vio diciembre,
en un acto de ternura, magia intacta en los silencios,
devoción a la palabra y ocho gramos de dulzura
acordonando la escena del más bello de todos los inviernos.

Calló el muro y su arrogancia disparatada,
cayó el muro y con él cada vieja desesperanza.

Correrían todos los ríos en dirección al mismo sur,
pero hay lugares tan secretos que cambian de dirección
cuando un paso oxidado restablece su andar consolidado,
porque fui creciendo, soñando menos dormido que despierto,
abriendo el alma y los antojos a tantos amores buenos.

Es indudable el error humano, la soledad de tardes blancas,
el encanto de verbena, cuando te sientes inmortal con seiscientos
dólares cada mes entre las manos, justo antes de perderlo todo,
y gritará un nuevo silencio cuando lo material se aleje demostrando
que lo más importante no se compra con papel impreso, ni con oro fatuo.

Yo le besé las manos a una diosa que no existe, le juré promesas crueles,
me llené el alma del antojo del idiota compromiso de crecer
y perdí mucho tiempo antes de encontrarme, antes de volver.

Más no está por mal perdido el tiempo en el que aprendes
a amar de frente, a mirar los ojos de quien lo merece,
a palpitar sólo por lo que sientes, sólo por lo que quieres.

Me está gustando tanto vivir el día a día sin finales,
reinventar caminos olvidados que eran los verdaderos,
agendarme a diario una cita clandestina con la belleza de mis antiguas amantes
y saborear lo hermoso de la vida, de mi corazón sus manantiales,
poniendo fin a la dictadura obsoleta y tangencial de la tontería
que gritaba en mi cabeza, a favor de pensamientos mentirosamente anacronistas.

Y volarán libres al cantar del resto de los inviernos,
los versos que de mis puños arrancaron mis sangrientos
instantes solitarios, en los que me hice grande sintiendo,
volarán a infinitos kilómetros del césped los recuerdos
que anidados en mis secretos hoy me abrazan boquiabiertos.

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 11/07/2016

Wir nehmen den ersten Zug! [¡Nosotros tomaremos el primer tren!]

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Citas
Ciudad de Guatemala 09/04/2016

Muchas gracias por tus ojos y por estar,
para leer más de mis frases visita mi sección: Citas