Si Tuviera un Buen Motivo para Olvidarte

Si tuviera un buen motivo para olvidarte, un gran motivo, no estaría pensando en ti a cada instante y obedecería a mi instinto de supervivencia que me invita a alejarme de tu nombre.

Si tuviera razones suficientes para no recordar nuestras calles, tus lunares o los viajes pendientes que inventamos con destino a ninguna parte; quizás tendría sentido el insomnio de las noches y que cuando despierto los únicos sueños que recuerdo son de ti.

Si tuviera un buen motivo para no pensarte, un gran motivo, no estaría esperando que regrese tu voz a intentar salvarme; no estaría olvidando al resto de la gente por nombrarte.

Quizás aún llovería novedad todos los lunes, los besos de amantes tendrían sabor al aroma del teatro en el que la luna nos vio.

Si tuviera un buen motivo o un gran motivo; si tuviera un buen olvido o un gran olvido permitiría a la historia recordarnos como nos recordamos cada vez que que abre la boca un milagro al bostezar…

®©Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 8 de julio de 2,017

Anuncios

Tan Sólo un Sueño que Una Vez me Besó

Te veo tan feliz
en las fotografías
que alguien me enseñó de ti…

Te veo como ayer
pero un poco distinta,
ahora todo va bien
y no hay más lagrimítas
haciendo un dueto perfecto
con tu melancolía;
ni descansando en mis hombros
y aún conservas los ojos de niña.

Pero al verte algo dentro se activó,
porque sé que te quise con amor del primero,
del que no juega a ser cierto, sin serlo;
pero al verte algo dentro se terminó
deberías quedarte siendo tan sólo un sueño
que una vez me besó…

Te veo tan feliz
en las fotografías
que alguien me enseñó de ti;
ojalá no te encuentre por las avenidas
que una vez recorrimos de la mano
mientras con ello nos salvábamos la vida
y nos salvábamos el tacto…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 20 de marzo de 2,017

Con Paso Dulce y Silente

El tiempo avanza como avanza el horizonte,
cada paso más nos aleja, con paso dulce y silente.

Eres el momento del que quise deshacerme,
la semana en la que tus letras no me estremecen.

Yo soy el olvido que no llega temprano a casa,
la cobardía entre tus labios al gritarme a la cara
todas esas mentiras que ahora me hacen recordarte
cuando sólo pienso en el tragicómico momento de alejarme.

Y verás que no es tan personal, muchas cosas de ti han cambiado
y aunque sea para bien, no me siento enamorado;
lo verás, no es tan trascendental, muchas cosas de mí han cambiado tanto
y aunque sea para mal, me he soltado de tus manos.

Tiempo, amigo del huracán, contacto sin rostro, gema ancestral;
agria dulcinea con clandestinidad
y un vacío que me deja estar cerca de ti
esperando desesperadamente a que llegue el fin…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de febrero de 2,017


Publicado originalmente en www.facebook.com/messieral



Despacio…

Despacio…

Como comenzar a amarte,
como florecía el verano en tu almohada,
como se gesta la revolución del almirante
y el espectáculo hermoso de verte desnuda.

Despacio…

Paso a paso, pero sin detenerse,
llorar un cristal por los ojos en nombre del amor,
dejarse llevar por la última noche antes del desastre
y resoplar con tranquilidad cuando todo pierda su color.

Despacio…

Como la resignación se funde con la misma piel
y el horizonte con lo más lejano de un mismo mar,
como la última noche de aquel diciembre al perder
todo amor y todo honor de toda una vida a olvidar.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 13 de noviembre de 2,016

Silencio Híbrido

Por todo esto que no entiendo,
por lo mucho que te extraño
y por lo poco que te necesito,
tengo por obligación nombrar
que hasta hace unos meses
tú eras mi universo, mi verdad.

Pero como casi toda la belleza
que me hace sentir bien,
te alejaste poco a poco, una cometa
enredada entre los dientes del afán,
por inventar una explicación a una mentira más.

Y llueve tanto que desangra el viento,
me duele tanto no recordar sabor o verso
que dedicado a tu cielo, hoy me muerde
dejando un mal sabor sobre mis huesos.

Y llueve tanto que se estruja el ancho cuero
que durante tantas vidas protegía nuestro amor,
es mi tristeza superior, invertebrada entre tanto dolor,
sufren alabanzas prometiendo un nuevo infierno,
ya no sé cargar tu cruz, no sé seguir tu juego.

Me estoy desintoxicando de tus besos y el veneno,
me estoy entregando a las arenas del desierto,
como un caballero consciente de su destino:
Desfavorable pero con esperanza en lo divino.

Porque dentro mío ha nacido un híbrido,
que es mixtura entre esa parte de mí que te ama
y la que quiere dejarte guardada en un rincón de mi olvido.

Me he arrancado trozos de mi propia piel,
estoy construyendo con ellos un velero,
me voy a marchar a dónde tú no estés
y aunque no entiendas este sufrimiento
ya vendrá el silencio a darle explicaciones a tu cuerpo.

Messieral
Ciudad de Guatemala 01/06/2016