Rehenes

Vicio sobre natural
es pensarte todo el día,
angustiarme con tu llegada impuntual
e invitarte a contemplar con más calma los días;
todo hasta que una carretera, un aeropuerto,
nos ponga distante el tacto del consuelo,
hasta que respirar se haga tan difícil si no te tengo…

Dicen que las despedidas están hechas
del sabor de nuestras pesadillas venideras,
de la marea alta tiñendo de rojo el universo;
y la verdad, me dejo llevar, por ese mismo sentimiento
desolado, tan lleno de abriles, tan lleno de marzos.

Vicio apático y cruel
es extrañarte con desdén,
sabiendo que aún no te has marchado
y que aquí te sigo acariciando;
todo hasta que un taxi, una estación,
trace un rumbo diferente, un cúmulo
de días y noches sin tus manos al filo de mi voz.

Dicen que las despedidas están hechas
del sabor del desconsuelo que más hiere,
dicen que las despedidas están muertas;
que de su purgatorio somos, todos, antipáticos rehenes…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 27 de febrero de 2,017

Anuncios

Crisis de Versos

Prudente es el suelo
que abyecto nos espera,
fugaz la chimenea
y posible el anzuelo
que nos comienza
a arrastrar despacio
al centro de su inocencia.

Crisis de versos
cuando sobran los besos;
aunque nunca sean
suficientes para el que desea
a la hermosa muchacha
del poblado vecino
que esta tarde le ha regalado
la dulzura hermosa de su mirada.

Crisis de versos
cuando sobran momentos;
aunque nunca sean
los primeros, para el que se impacienta
por la hermosa muchacha,
del amargo camino,
que esta noche le ha entregado
sus plumas de erizadas alas.

Imprudente es la estrella
que intensa nos acerca,
a la pretenciosa idea
y al posible incierto
que nos acerca
al ingenuo encanto
de su buena minuta.

Crisis de versos
cuando sobra el tiempo;
para recorrerte por completo,
lienzo de piel morena,
emoción de impertinencia;
amor, despertar, soñar,
pintar, calor, sudor,
temblor, cambiar, doler,
llorar, perdonar, lidiar,
comenzar, acabar
y despedirse
sin lograr descifrar…

Crisis de vernos
cuando el inicio hermoso
se transforma
y el resultado
es una despedida a trozos,
norte y sur, pedir o dar,
extrañarse u olvidar…

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 23 de enero de 2,017

Cuando Comienzan los Finales

Cuando comienzan los finales,
acto seguido, aparecen
rodeándote nuevas oportunidades,
se trata del sano juicio que aún arropa la vida
para que puedas reconquistar esas cimas
que antaño siempre insistías.

No somos de hueso y carne,
si un sueño no se desgarra ni se rompe,
si no se quiebra ni se roza a golpes.

Cuando comienzan los finales
tres cuartas partes de una lágrima suicida,
en un cóctel para gourmets de esperanzas,
se unifican con la longitud de una sonrisa
y aquel beso a tiempo que nos salve la vida.

Porque eso de maldecir los días grises
es tanto como obviar que hay abriles
en los que la vida es capaz de reestructurar
almas heridas de absoluta soledad.

Cuando comienzan los finales,
un horizonte es el perfecto inicio.

Cuando comienzan los finales,
tú, yo y nunca renunciar…

Tú, yo; ya no negarse a vivir.

©MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 31 de diciembre de 2,016

Alas Nuevas de Seda

Era un ángel, con piel de amapola y suspiros de cielo, tenía un ala con herida, yo le abrazaba con suprema dulzura, le alejaba del frío que trae la aurora. Una vez me contó su sueño más recurrente, quise besar su herida pero su boquita nos interrumpió y floreció un aroma, nuevo, de verdes helechos y noches perennes, me eclipsaba su sonrisa bonita, era todo un augurio de fina y tersa alfombra de plumas, me gustaba más la piel de su alegría que la de su tristeza, pero ambas mías, pero siempre mías porque nunca fue capaz de hacerme daño…

Me enseñó el milagro de lo elemental, se refugió con sus hombros virginales en el escondite secreto de mis ideales, se aferraba tan fuerte a mis huesos que me perseguía la idea de mantenerla herida a mi lado, que nunca sanara, que no recordara volar, que nunca se pudiera marchar. Se pintaba las uñas con tinta de mirra, las tempestades hacían susurro su vocecita de mansa caliza. Se dejaba llevar por mi canto, bailaba suavecito con los ojos cerrados, entreabría los labios para abarcar con su respiración a mis manos con frío.

Se dormía pegadita a mi pecho, yo nunca dormía por estar observando sus pestañas, me buscaba con sus tersas manos y una de tantas veces descubrí sana su herida, sabes cómo es querer y no querer, decir y no decir, reír y llorar, todo a la vez. Los grandes dilemas dentro de mi alma han sido, desde siempre, a causa de situaciones complejas y determinantes.

Se fue con su llanto, con su disfraz de ave, a veces, por lo alto me observa y me cuida, se saca las alas por impresionarme, aprendió a levitar por precaución ante futuras heridas,
sus alas siguen siendo de seda, un invento personal de última generación.

Se me fue con el viento, yo no pude decirle adiós, sólo recuerdo que señalé un punto estático en el cielo y supe que no volvería jamás, pero era un ángel, lo sigue siendo, nunca dolió un instante suyo en mi pecho, me calmaba con sus historias de egipcias guapas, me atrapó en la sal de su hoguera una noche pequeña. La luna alzó las cejas al verle, se intimidó y fue tal el estruendo, que esa noche hubo eclipse total de luna y en la oscuridad me dijo: Constrúyeme dos alas nuevas que éstas por tu culpa seguro me las quitan…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Historias en Ascuas
Ciudad de Guatemala 11/02/2016

Muchas gracias por sus ojos y sus alas,
también les invito a leer:

La tarde que sabe mejor
Veneno Miau
Mientras yo camine te recordaré
De magia y no de momentos

Silente Acrobacia Perversa

En una acrobacia perversa, hacer el amor, hasta volver a encender estrellas muertas, besar el instinto más intenso, mordida de colmillos formando un tridente. Te cuesta volver a despertar de ese sueño que se derrama, cual lava ardiente, esa noche secreta del tiempo en que todo fue tan presente. Y las sombras aún unidas jadeando con todos los dientes, la espermática luna rozaba el instante celeste, era el vaivén, o el hedonismo, el desastre de hamaca, con besos de boca inclemente o talvés tenerte conmigo… Seguir leyendo “Silente Acrobacia Perversa”

Solemnes Sortilegios

Bailabas lado a lado, haciendo juicio del suelo oscuro,
reías llevando entre ojos claveles de rojos frutos,
alevosía en tu canto, en tu manera de hablar y yo
siguiendo el trazo de tus pies al volar…

Amarres de un corsé Sauvignon,
efecto de tanino en tu beso Merlot,
con tu cuerpo afinabas mi vida, mi voz,
con tu fuego Malbec un instante atroz
esa noche en que cesó tu baile y dijiste adiós.

Firmeza y elegancia en el infinito de tus modos,
dulzura y peronismo en tu voz pronunciándonos,
yo quería quedarme contigo, caer si lo hacías bien,
dejar colgado junto a mi abrigo el marxismo,
mientras discutíamos, si era el materialismo
o acaso el idealismo el más valiente al besarte la piel.

Pero como todas las princesas finas y educadas,
no supiste mentir con tus labios de rosa, a decir verdad,
y no era un chiste el instante en el que juraste
que viste a la muerte humedeciendo sus labios
para iniciar un baile, el de besarte…

Hoy entre la anarquía de mis cadenas
y el nihilismo de mis memorias,
sonrío al horizonte, esperando estés mirando,
considerando que tu elegancia invitaba solemnes sortilegios.

©®MESSIERAL | messieral.com
San Miguel, El Salvador 20 de noviembre de 2,015