El Aroma de tu Propia Revolución

Cómo cerrar este ciclo
si en realidad no lo quiero cerrar,
cómo dejar de pensar en tus besos
y en esa noche de junio de tan hermosa tempestad.

Cómo olvidar tu cuerpo desnudo
y tu singular manera de intentar
romper tus propios argumentos
para regalarme un beso más.

Cómo escapar al placer
si vive dentro de mi propia piel,
cómo negarse al ayer
si mi hoy no me hace nada bien.

Si aún me das una canción
quizás podría volver a amar
esta vida que perdió la emoción
desde que tú no estás.

Y eso que siempre supe comprender lo que sueñas,
incluso el aroma de tu propia revolución;
y eso que siempre supe comprender lo que piensas;
incluso el cambio en tus planes que supuso nuestra breve historia de amor…

Cómo cerrar este ciclo
si en realidad yo no quiero,
cómo olvidarme de ser tu primero,
segundo, último y eterno;
cómo cerrar este ciclo,
cómo decir que no eres mi mejor recuerdo.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de junio de 2,018

Recuerdos de un dos de junio en uno de los lugares más hermosos del universo.

Escrito #58 de la selección Messieral MMXVIII

Publicación Original: https://messieral.com/2018/06/02/el-aroma-de-tu-propia-revolucion/

Anuncios

Lo Mucho que Siempre te Amo

Estoy enumerando uno a uno los minutos
que podré estar a tu lado, ante tus ojos,
y sé que todo es falso, que nada será distinto,
que voy a seguirte amando en un secreto escondido.

No habrá tiempo suficiente para besarte,
ni para rozar tu alma con mis eriales,
ni para llenar mi vida de tus constelaciones;
ni para vaciar mi tristeza de tus guiones.

Ni para decirte lo mucho que siempre te amo,
ni que me enamoro más de ti cada vez que sueño
con aquel momento que nos hizo un poco más que eternos.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 3 de septiembre de 2,018

El Aroma de tu Propia Revolución

Cómo cerrar este ciclo
si en realidad no lo quiero cerrar,
cómo dejar de pensar en tus besos
y en esa noche de junio de tan hermosa tempestad.

Cómo olvidar tu cuerpo desnudo
y tu singular manera de intentar
romper tus propios argumentos
para regalarme un beso más.

Cómo escapar al placer
si vive dentro de mi propia piel,
cómo negarse al ayer
si mi hoy no me hace nada bien.

Si aún me das una canción
quizás podría volver a amar
esta vida que perdió la emoción
desde que tú no estás.

Y eso que siempre supe comprender lo que sueñas,
incluso el aroma de tu propia revolución;
y eso que siempre supe comprender lo que piensas;
incluso el cambio en tus planes que supuso nuestra breve historia de amor…

Cómo cerrar este ciclo
si en realidad yo no quiero,
cómo olvidarme de ser tu primero,
segundo, último y eterno;
cómo cerrar este ciclo,
cómo decir que no eres mi mejor recuerdo.

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 2 de junio de 2,018


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Descarga tu copia gratuita en formato PDF
de “Conexiones Imprevistas” Volumen # 2
de la Colección Fernweh en el siguiente enlace: https://goo.gl/xYrArV

Y mira el video a continuación:

Últimamente

Por un poco menos que un beso
me habrías convencido de amarte,
por un poco menos que un cielo
te habría prometido volver a empezarte.

Porque últimamente me pongo a pensar
que vivimos tan cerca, tan solos y apenas
con unas cuantas copas de más,
y nadie nos ama y nadie nos querrá soportar.

Podríamos si quieres acercarnos,
aunque seis años hayan sido seis años,
para descifrar entre besos y lagos
si estar con otras personas fue equivocarnos,
si desaprovecharnos fue precisamente desaprovecharnos.

Porque últimamente me pongo a sangrar
al vivir de ti tan cerca, tan solo y apenas
con unas cuantas historias de más,
y nadie me ama y nadie me querrá soportar.

Podríamos si quieres acercarnos,
aunque seis años hayan sido seis años,
para descifrar entre besos y cuartos
si estar con otras personas fue equivocarnos,
si desaprovecharnos fue precisamente desaprovecharnos…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 18 de mayo de 2,018

Sin Nuestras Palabras (Parte I)

Cuando junio despierta
también lo hace un recuerdo,
y sabe tanto a un invierno
recorriendo despacio tu silueta;
y sabe tanto como aquella noche, a ti,
en la que olvidaste tu ropa de dormir.

Cuando despierte esta luna
y las siguientes dos en una playa
sellarán las avenidas de la madrugada
los besos predilectos de aquella cama;
y tendrán nuestras siluetas dibujadas
intactas, tan intactas que estarán calladas;
y tendrán nuestras siluetas, arañadas,
necesarias, tan necesarias que hablarán sin nuestras palabras…

Pero despierta también un sentimiento que no tiene nombre
y si lo tuviera posiblemente tendría el sabor de nuestros bordes,
que supieron descifrar los misterios del horizonte inmediato
que no promete, no ata y no utiliza de mala manera los abecedarios.

Cuando junio despierta
pienso en la triada de lunas,
en los celos inexpertos
y el cobarde milagro perfecto;
sin poder olvidar, sin lograr conquistar,
como el cielo a la calma bajo la tempestad
y amanecer para verte despertar…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 1 de junio de 2.017

Diciendo por Sentir #18: Tú no Eres un Recuerdo

Esos besos, los mejores que probé, esa noche y la ducha que tomaste  a la mañana siguiente no son recuerdos, tú no eres un recuerdo, aún tengo en mi voz pegadita tu boca y su lengua, aún conservo el aroma fresco de tu piel y esas fotos bajo el sol de aquel lunes a orillas del lago y tu miedo a navegar…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 04/06/2016

Diciendo por Sentir #17: Cuatro Junios

Han pasado ya cuatro junios, desde aquel que tuvo sus primeras tres lunas en un escenario infinito y fatal, sólo quería decirte gracias, porque fue más infinito que fatal… Y así lo recuerdo.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 02/06/2016

Línea Sideral Acrobáticamente Guapa

De todas las cosas que en la vida
nunca lograré terminar de comprender,
allí estás tú, otra vez tan cerca, enviando mensajes del pasado
al buzón de mis nostalgias para hacer acto de presencia en un recuerdo,
uno que no se diluyó, ni se diluirá hasta que fuerza intensa
sea capaz de borrarlo por completo de mi nueva apuesta.

Es tan recurrente el deseo hermoso de querer besarte,
de volver a aquella luna que hiciste infinita al desnudarte,
con tus pechos tan sublimes y esos ojos bellos de octubre,
que son trece los días de un mes en los que se alinean los instantes,
que son ya cuatro veces que te lo vuelvo a decir, que vuelvo a recordarte
y es que es tan difícil olvidar la razón por la que fuiste más feliz,
cuando comparas y el presente trae hiel en su adrenalina poco sutil.

Y aunque en mi corazón aún se habla de tus sabores,
y aunque en cada suspiro que me brota aún te saboreo,
me puede un poco la razón a cuatro años de ese año,
de esas lunas y la cama de ese hotel, de la tormenta,
de la azotea sin la guitarra, del no está bien y sortilegio
en tu cuerpo desnudo que trajo un Dios bajo tus lienzos,
el único en el que aún creo, pero que como todos yace lejos,
así que me he puesto a pensar si volver a verte como propones
sería una idea tan sensata como aseguras o disparatada como supongo.

De qué serviría volver a sonreírte de frente
si tu sonrisa no amanecerá junto a mí a diario,
de qué serviría volver a besarte frente al lago
si no volveremos nunca más, si no habrá nueva vez,
de qué demonios serviría volver a surcar tu cuerpo
si no podría acompañarte siempre, juntos hasta la vejez.

Probablemente no quiero volver a besar tus labios
si no habrá próxima vez, si no volveré a verlos,
si en Europa morarían mis más grandes anhelos,
y yo tan lejos, y tan propio de la ciudad de la que huimos,
de la ciudad a la que has regresado un breve tiempo,
como el agua a la arena sólo para remojarla,
quizás llueva fuerte mañana también en nuestra plaza.

No habrá un último round pelirroja de diadema blanca,
no habrá un hotel que pueda abarcar tanto deseo, tantas ganas,
no habrá un lago capaz de soportar todo el sudor que emana del amor
que hasta ahora prometes y tienes, cual si fuese posible uno y dos, o trece.

La tormenta ha escampado, y sonrío cuando te pienso,
ya no duele y el recuerdo más hermoso serán tus labios,
la perfección de tu sexo, la marca en tu tan simétrica espalda,
los ángulos pluviales de tus hogueras, las cincuenta dudas por si acaso,
esa noche y todas las tardes, las mañanas bajo el árbol, las huidas del mes de marzo…

La tormenta ha escampado y sonrío al desearte,
porque no hay deseo mayor, no hay fuerza más grande,
pero echarte de menos quizás sea más hermoso que volver a perderte,
que volver a pedirte que te alejes, que volver a aceptar la caída del vendaje
y sentir que no sana la herida de tener que dejarte,
y sentir que mi voz se incendia sólo si está de tu parte…

No habrá un último round pelirroja de diadema blanca,
no habrá un hotel que pueda abarcar tanto deseo, tantas ganas,
ni un instante en el que olvide tu historia, tus besos
y aquella canción que Fernando, aquel día, tantas veces nos cantó…

Hasta Ti Mudanza,
Hasta Tu Mañana,
Línea Sideral Acrobáticamente Guapa.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 03/06/2016
(De Fondo Fredi Leis Cantaba -Siempre Quiero Verte-)

Tintes Rojos

Después de estas cuatro estaciones
sobreviviendo sin ella cerca,
me limito a dar explicaciones acordadas,
a la prensa qué le importan las historias verdaderas,
a la gente de ornamenta qué le importan aquellas horas
en las que nos besamos, en las que no dejamos
un sólo espacio de piel sin armonizar…

Nuestro secreto aún vive en paz entre mis labios,
sé que aquel lunar visible en tu espalda
no podrá olvidar la angustia de vivir vacío,
sin mi beso seductor que tanto prometía,
sin mi beso suficiente capaz de sanar heridas.

Junio tiene tintes rojos por la sangre de unos cuantos
soles tristes, que se agotan cada lunes sin nosotros…

Me recordarás en el tacto de las ascuas que resoplan en el viento,
te recordaré en el tacto de las flores carnívoras, por su dialecto,
y nos volveremos a cruzar bajo la sombra de aquel árbol
que varias veces protegió los besos, dentro de aquel automóvil blanco.

La mejor bebida sin duda la he saboreado en tus labios
y aunque el tiempo trajo labios con tallos equivocados,
te confieso que el sabor exclusivo de tu amor no he olvidado.

Y es que junio tiene tintes rojos, por la sangre de unos cuantos
soles tristes que se embriagan, bajo la lluvia, pero sin nosotros…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 02/06/2016

Diciendo por Sentir #16: Comenzaré.

Cada vez que inicie junio, yo estaré contando sus lunas, hasta llegar a la tercera de ellas. Te recordaré, desdibujaré los años que pasaron, sus desastres…

Comenzaré a no olvidarte y sonreiré…

Messieral
Ciudad de Guatemala 02/06/2016