Escribir como una profesión es un asunto íntimamente diario, como respirar y navegar por el espacio abierto de las emociones. Vivir como una pasatiempo, escribir como el mecanismo sideral de la libertad…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 30 de octubre de 2,017


portada-gratis-wp


 

Anuncios

Último Viaje Sideral

Te miro a los ojos y tu decisión final
ata mis alas, me impide seguir a tu par;
lloverán ríos de nieve sobre el mismo portal
de aquel primer beso, de nuestro último viaje sideral.

Te miro y te siento, el amor nunca deja de estar,
te miro y recorro la herida abierta de mi última voluntad;
lloverán ríos de nieve sobre la misma ciudad
de  aquel primer cielo, del último cuerpo al amar.

Porque sentir es morder el milagro,
no importa si, tarde o temprano, llega el huracán;
porque latir es besar el ingenio
no importa si, tarde o temprano, termina la casualidad.

Te miro a los ojos y tu determinación final
ata mi vuelo, me impide volver a avanzar;
lloverán ríos de desolación sobre el mismo portal
de aquel primer beso, de nuestro último gramo de calamidad.

Porque amarte es morder el milagro,
no importa si, tarde o temprano, te aleja de mí el huracán;
porque latir es besarte el ingenio
no importa si, tarde o temprano, terminas siendo una extraña casualidad…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de febrero de 2,017

De Aquellas Noches de Perseidas

De aquellas noches de perseidas
sólo queda el recuerdo imborrable,
un sollozo agostino de luz
y esas ganas indomables de volver
en el tiempo a la cruel ciudad de la cruz.

Porque las calles empedradas no contaron a nadie nuestro secreto
y nunca se escribió un libro de romance en honor a nuestro encuentro,
no lloró de emoción estrellas, San Lorenzo, de la única emoción
de que eran capaces nuestros besos, cada tarde y ovación.

Ya no bastará esperar a una vida siguiente
para atentar contra la voluntad divina,
quiero tenerte conmigo, que el cosmos sea inminente
y que vuelvas convertida en la Flor de Liz capaz de transformar.

Podrás escapar conmigo en un tren que nos lleve
a las ciudades que bautizamos como nuestras,
a los primeros tímidos besos en aquel —Para Siempre—
que nos abandonó sin cobardía pero con tanta incertidumbre.

Podré pedirte que nunca te alejes,
diré que soy capaz de aceptar tus preceptos
y olvidarme de toda rebeldía que recorre
los rincones inhóspitos de mi sangre,
prometer cantar tus canciones, versar tu amor
como un loco desesperado que sonrió a su tentación.

Podremos volver, empezar de cero como pedías,
como siempre quise, aunque nunca lo afirmé,
ángeles y estrellas, demonios y cometas,
será una fiesta sideral de colores precisos
y será un honor de tu mano conocer los misterios
de las vidas que nacen, lentamente, renovando los cielos.

Pero llueve como fuego desde el cielo hasta mi alma,
llévame al infinito más probable, no te sueltes de mis alas,
porque sólo tú has sabido conservar indelebles mis huellas
sobre tu piel que aún me llama en las noches de perseidas.

—Te he escuchado—.

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 02/07/2016


CONTACTO
E-mail: luiseduardo.messieral@gmail.com
Facebook | Twitter | 
Instagram | Tumblr | Youtube


 

Línea Sideral Acrobáticamente Guapa

De todas las cosas que en la vida
nunca lograré terminar de comprender,
allí estás tú, otra vez tan cerca, enviando mensajes del pasado
al buzón de mis nostalgias para hacer acto de presencia en un recuerdo,
uno que no se diluyó, ni se diluirá hasta que fuerza intensa
sea capaz de borrarlo por completo de mi nueva apuesta.

Es tan recurrente el deseo hermoso de querer besarte,
de volver a aquella luna que hiciste infinita al desnudarte,
con tus pechos tan sublimes y esos ojos bellos de octubre,
que son trece los días de un mes en los que se alinean los instantes,
que son ya cuatro veces que te lo vuelvo a decir, que vuelvo a recordarte
y es que es tan difícil olvidar la razón por la que fuiste más feliz,
cuando comparas y el presente trae hiel en su adrenalina poco sutil.

Y aunque en mi corazón aún se habla de tus sabores,
y aunque en cada suspiro que me brota aún te saboreo,
me puede un poco la razón a cuatro años de ese año,
de esas lunas y la cama de ese hotel, de la tormenta,
de la azotea sin la guitarra, del no está bien y sortilegio
en tu cuerpo desnudo que trajo un Dios bajo tus lienzos,
el único en el que aún creo, pero que como todos yace lejos,
así que me he puesto a pensar si volver a verte como propones
sería una idea tan sensata como aseguras o disparatada como supongo.

De qué serviría volver a sonreírte de frente
si tu sonrisa no amanecerá junto a mí a diario,
de qué serviría volver a besarte frente al lago
si no volveremos nunca más, si no habrá nueva vez,
de qué demonios serviría volver a surcar tu cuerpo
si no podría acompañarte siempre, juntos hasta la vejez.

Probablemente no quiero volver a besar tus labios
si no habrá próxima vez, si no volveré a verlos,
si en Europa morarían mis más grandes anhelos,
y yo tan lejos, y tan propio de la ciudad de la que huimos,
de la ciudad a la que has regresado un breve tiempo,
como el agua a la arena sólo para remojarla,
quizás llueva fuerte mañana también en nuestra plaza.

No habrá un último round pelirroja de diadema blanca,
no habrá un hotel que pueda abarcar tanto deseo, tantas ganas,
no habrá un lago capaz de soportar todo el sudor que emana del amor
que hasta ahora prometes y tienes, cual si fuese posible uno y dos, o trece.

La tormenta ha escampado, y sonrío cuando te pienso,
ya no duele y el recuerdo más hermoso serán tus labios,
la perfección de tu sexo, la marca en tu tan simétrica espalda,
los ángulos pluviales de tus hogueras, las cincuenta dudas por si acaso,
esa noche y todas las tardes, las mañanas bajo el árbol, las huidas del mes de marzo…

La tormenta ha escampado y sonrío al desearte,
porque no hay deseo mayor, no hay fuerza más grande,
pero echarte de menos quizás sea más hermoso que volver a perderte,
que volver a pedirte que te alejes, que volver a aceptar la caída del vendaje
y sentir que no sana la herida de tener que dejarte,
y sentir que mi voz se incendia sólo si está de tu parte…

No habrá un último round pelirroja de diadema blanca,
no habrá un hotel que pueda abarcar tanto deseo, tantas ganas,
ni un instante en el que olvide tu historia, tus besos
y aquella canción que Fernando, aquel día, tantas veces nos cantó…

Hasta Ti Mudanza,
Hasta Tu Mañana,
Línea Sideral Acrobáticamente Guapa.

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 03/06/2016
(De Fondo Fredi Leis Cantaba -Siempre Quiero Verte-)

Diciendo por Sentir #9: Pseudo Psicodélico

Despertar pseudo psicodélico, con una canción lamiéndome el corazón cual si fuera un helado de cerezas y recuerdas esa mañana hermosa: Bello misterio sideral, sabía qué tú no me ibas a fallar, sólo confiesa quién te ama más, a caso soy yo o las brasas de otra constelación…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 26/05/2016

Horóscopos, Monedas y Reproches

Febril mi paso trastabillado,
he divisado el sideral sabor,
pero al despertar un árcangel hermoso
me engaña con adulaciones de abejorro,
hoy es un gran día para marcharse,
esta noche no habrá secretos que marchitar
y quizás, a ciegas hoy, nos toque contemplarles.

Te pido que nunca te olvides de este amor,
quizás el universo sea más grande que un sentimiento,
pero te juro que es tan real como cada espacio abierto,
vuelve a respirar donde no exista gravedad y salta tan alto
como no pudiste hacerlo en el centro de este gris atajo.

Duende hermoso alado por la gracia de un unicornio,
tu magia y tu canto deben resonar en el oleaje de mil soles,
llora si es que tienes que llorar, pero no tengas miedo,
las lunas menguantes siempre volverán, no reveles sus secretos.

Hoy es un gran día para agonizar,
esta noche no habrá poemas que ocultar
y quizás, a ciegas hoy, nos toque recordar.

Porque es tan bella la verdad nacida de tus ojos,
en tus labios pude ver la paz universal,
horóscopos, monedas y reproches, te juro que no bastarán,
vuelve al río de magentas imposibles, al púrpura irreal,
yo sé que de tu pecho se ha evaporado aquella nota triste,
quizás ya sea el momento de descansar, pero te juro por la paz,
que horóscopos, monedas y reproches, ya no lastimarán…

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 25/05/2016

Enigma y Tristeza

Tengo un espacio abierto en este alma
y le atraviesan recuerdos de ti
como estrellas fugaces…

Tengo el infinito entero frente a mí
y es tan solitario, tan vulnerable sin ti…

Tengo el recuerdo de tu forma de suspirarme,
de tu manera de masticar las horas
y hacerlas eternas para escaparnos a solas,
llevo conmigo el calor de tu alcoba,
la sensibilidad de tu vientre y tus ojos de almendra.

El sabor de tus besos es el Merlot de mis tardes,
mi silencio se inunda con el recuerdo de tu risa viva,
te extraño tanto, una parte de mí yace en tu cama
esperando a que vuelvas a despertarme acariciando mi rostro,
acariciando mi cuerpo, mis sueños…

El espacio sideral se enternece,
la mano de Dios se estruja,
al asomarse a mi enigma,
al enigma y tristeza de este hombre
que te ama como se aman las estrellas gemelas
incapaces de brillar una sin la otra…

Eres la fuerza sideral que me guía,
el motor de este corazón que te adora,
el espacio abierto de estrellas que te nombra,
al igual que mi boca, añorando el beso de tu aroma…

© Copyright – Messieral | Luis Eduardo – Poesía
Ciudad de Guatemala 11/12/2015

Muchas gracias por sus ojos,
también les invito a leer estos otros poemas:
Los Besos Más Lindos Que Vi En Toda Mi Vida
Fuego Primordial
Juntos Navegar
Hacerte el Amor