Nieve

Si aún estuvieras aquí
y si los vuelos no se hubieran suspendido,
yo estaría bien
y este silencio aburrido no existiría.

Si aún estuvieras aquí
no tendrías tanto frío en la piel,
yo no tendría tanto miedo en el alma
y quizás podría recrear mi papel.

Pero estamos tan lejos
y el día trece aún no llega,
no entiendo de vivir sin tus manos
que son artistas de lunas nuevas;
pero estamos tan lejos
y retrasan tu vuelo una semana,
no entiendo de vivir sin tus besos
que son caricias de lunas llenas.

Si aún estuvieras aquí,
si toda aquella fortaleza
de cerveza cada lunes
a la luz de las gotas de arena…

Y si tu cuerpo ardiente
estuviera siendo cubierto
por el mío y no por tanta nieve…

©®Messieral | messieral.com
Ciudad de Guatemala 9 de enero de 2,018

Anuncios

Último Viaje Sideral

Te miro a los ojos y tu decisión final
ata mis alas, me impide seguir a tu par;
lloverán ríos de nieve sobre el mismo portal
de aquel primer beso, de nuestro último viaje sideral.

Te miro y te siento, el amor nunca deja de estar,
te miro y recorro la herida abierta de mi última voluntad;
lloverán ríos de nieve sobre la misma ciudad
de  aquel primer cielo, del último cuerpo al amar.

Porque sentir es morder el milagro,
no importa si, tarde o temprano, llega el huracán;
porque latir es besar el ingenio
no importa si, tarde o temprano, termina la casualidad.

Te miro a los ojos y tu determinación final
ata mi vuelo, me impide volver a avanzar;
lloverán ríos de desolación sobre el mismo portal
de aquel primer beso, de nuestro último gramo de calamidad.

Porque amarte es morder el milagro,
no importa si, tarde o temprano, te aleja de mí el huracán;
porque latir es besarte el ingenio
no importa si, tarde o temprano, terminas siendo una extraña casualidad…

©®MESSIERAL | messieral.com
Ciudad de Guatemala 28 de febrero de 2,017

Si a mi Lado Despertaras Tú

Regresa y cubre tus pasos con la misma nieve
que está dejando caer la soledad de mis besos.

He visto un sol de color azul
traer la imagen de tu sonrisa
a las ventanas del abedul,
he visto el llanto de un ángel
en la copa en que serví
el vino que preferías sentir.

Pero no estabas y aunque aún me amas
sé que no sé cuándo vendrás a la ciudad,
otro país te está abrazando las ganas
y tu inteligencia no sabe de frenos,
de municiones, de tristes recuerdos.

Cada mensaje tuyo es un nuevo misil
que impacta a las ciudades indefensas
de mi casi extinto y obsoleto candil,
pero no tiene que importarte este estado
en el que ahora podrás descubrirme,
aunque ahora duela cada paso y cada luz,
el amor podría despertar si a mi lado despertaras tú.

Llora en Brujas si es que queda intacta la poción
y no olvides encantarme sin cambiar la posición,
porque he visto a los quetzales que hiciste libres
derramar lágrimas en nombre de tu ausencia,
será nuestro invierno o será la ruda incerteza.

Regresa y borra las huellas que dejaste por el mundo,
descansa entre mis brazos, que no existan otros muros,
regresa y aléjate del pasado con fiereza, del momento
en el que la luna te sedujo en otras dulces tierras…

©MESSIERAL | Poesía
Ciudad de Guatemala 09/07/2016

En la Caída Libre de un Copo de Nieve

En la caída libre de un copo de nieve
yo intenté refugiar su anarquista manera
de enfrentarse a sí misma y a la incansable marea.

Su letra era un centro de gravedad,
en el que toda la fuerza del mundo convergía
para rozarme la cara con su voluntad.

Y yo quise creer que el infinito empezaba en su piel,
que en las estrellas del firmamento era ella quién se escondía,
así que seguí con el honor y la valentía de una gelatina de naranja
que vio de frente el mar y se puso a temblar.

Pero como toda playa siempre tiene su huracán,
nuestra historia se la llevó una corriente intensa
de viento y lluvias, de estruendos y golpes
que daban de frente al sabor vencido del alquitrán.

Y cesó la nieve, ahora viene en forma de luces
que se elevan hasta el cielo desde el centro del mar,
el fuego ha incendiado el bosque que me prometió,
fue sólo un sueño, tan sólo un invento de su mirar.

Y ya no quise creer que el infinito acababa a sus pies,
que en las lágrimas de la luna era ella quien se reía,
así que seguí con la tristeza y con la hegemonía de un rayo de luz,
me hinqué a orillas del río de fuego y en sus complejos me callé…

MESSIERAL
Ciudad de Guatemala 08/06/2016

El Secreto de las Almendras y el Ébano

Una millonésima de segundo
y dos caminos se entrelazaron,
una mirada, un sonido, un minueto,
la taza de café en la mano ya humeando.

Borró la vida el empeño de la distancia,
a veces los corazones se abrazan con más fuerza
que todas las ganas sosegadas…

Y vino una estrella recién nacida
a hablarles de las bondades del alma,
del cielo infinito de posibilidades
que el amor abre a los corazones
que aman con el cuidado de antes,
haciéndolo perdurar ahora y más tarde,
con nieve escarlata y el sol del andén
que nunca y jamás querrá apagarse…

Una millonésima de segundo, se cruzan dos miradas,
si no es amor a primera vista, supongo, que es otra cosa,
una millonésima parte del corazón aún no convencida
se pone curiosa al ver que se acerca el alma gemela
y las aves de purpúreas alas adornan el cuento,
no miento, lo he visto y ahora yo sé que lo siento…

Borró la vida los imposibles con un beso,
con secretos de las almedras y del mismísimo ébano…

Y vino un silencio impecable a rozarles la cara,
un frío hermoso a rodearles el corazón y sus ramas,
me puede decir que ese frío es pura pasión, no puedo callarlo,
pero sí tú te acercas a mí, te juro, no me hace falta un milagro…

Te resumo una historia en tus labios de antorcha,
me arodillo ante tú respiración si ella no me abandona,
te regalo mi mejor amuleto si aprendes a guardar secretos
y le gritas al cielo con toda la boca al comernos el cuerpo,
que eliges mis rumbos para la eternidad de tus mejores recuerdos.

Luis Eduardo (Messieral)
Ciudad de Guatemala 03/05/2016

Para más contenido les invito a visitar mis secciones:
PoesíaHistorias en AscuasMúsicaCitas

Sígueme en mis redes sociales:
FacebookTwitterInstagram

Mi Sol de Nieve

Paz de león, luna de mercurio,
recostando la cabeza para pedir perdón
y es adorable tu mirada afinada en Do menor.

Miércoles de peligro, lluvia del Sahara, clara,
me imagino la vida sin ti, y te juro, no es igual,
dame el carácter y el dharma de mi vida,
no te canses de tu instinto, vuela cual sitar,
que yo pienso en el universo sin tu risa,
y te juro que luce muy mal… Continue reading “Mi Sol de Nieve”